La coca se convertiría en materia prima para la Agroindustria

hoja_cocaLos Campesinos de Putumayo son claros en solicitarle al Estado la implementación de las potencialidades de la coca en la industria alimentaria, cosmética y farmacéutica.

Adicionalmente las Organizaciones Sociales exigen mejores beneficios tecnológicos, acceso a créditos bancarios, servicios públicos aceptables y goce efectivo de los Derechos Humanos en todas sus condiciones. Un año y siete meses cumplen las negociaciones entre las Organizaciones Sociales y Campesinas de Putumayo y el Gobierno Central, en donde se busca la ejecución de una propuesta que garantice una actividad agroindustrial a los cultivos de coca en este departamento.

No es la primera vez que se reúnen Comunidades de Putumayo y Estado, pues desde 1996 cuando se dieron las primeras manifestaciones de los campesinos cocaleros en el sur del país, el Estado ha tratado de darle solución al problema de los cultivos ilícitos sin lograr resultados esperados.

El controvertido “Plan Colombia”, que ahora pasó a denominarse “Paz Colombia”, hizo presencia pero cometió el error de no socializar sus proyectos y éstos se convirtieron en un fracaso para los campesinos y burocracia para las organizaciones y fundaciones que manejaron miles de millones de pesos, provenientes de firmas internacionales. Testigo de ello quedaron tres plantas procesadores de pimienta, cacao, maderas y caucho, abandonadas una vez inauguradas, las que años después fueron rematadas por juristas que las dejaron en manos de particulares, mejor dicho lo que inicialmente les pertenecía a la comunidady que tenía como único propósito la generación de empleo y mejoramiento del campo, pasó de la noche a mañana a ser propiedad de firmas privadas del interior del país.

Ahora entonces nuevamente las Organizaciones Sociales y Campesinas de Putumayo,(a diferencia de años atrás, se encuentra mucho más organizadas y preparadas en materia de exigencia de derechos humanos), dejan en claro que desean abandonar los cultivos de coca a cambio de una presencia estatal que garantice el derecho a la vida, al trabajo y a la paz. El tire y afloje de las dos parte se centra en que los campesinos desconfían de lo firmado por el Gobierno Central, mientras que éste señala claramente que no dejará a un lado los proceso antidroga en esta región de Colombia.

No obstante la preocupación del Gobierno Central está basada en el aumento del 300% de los cultivos de coca en regiones como Putumayo, es una cifra que disparó las alarmas de organismos internaciones que luchan contra las drogas en todo el mundo. En las últimas tres semanas se han presentado protestas de campesinos en varias tramos y taponamientos temporales de carreteras, esto conllevó a que el alto gobierno acelere las conversaciones que cumplen año y siete meses en Putumayo, las Organizaciones Sociales logran entregarle al Gobierno Central un pliego de peticiones en donde se enmarca el futuro de la región, apuntándole al mejoramiento del campo y su aprovechamiento agroindustrial.

Ahora el Gobierno Central tiene en su poder lo que desean los campesinos de esta región del país, que lo único que desean es la anhelada paz y convivencia pacífica dentro del marco de un desarrollo regional y competitivo.

Los participantes de ambas partes fueron, Eduardo Díaz Uribe, Delegado Presidencial para el tema de sustitución de cultivos ilícitos; Yuri Quintero representante de las Organizaciones Sociales y Campesinas de Putumayo; Carlos Ardila delegado del Ministerio del Interior; como garantes participaron la Gobernación, alcaldes de la región del Medio y Bajo Putumayo y entidades que velan por los derechos humanos y la convivencia en esta región del país.

Lea también EL PROGRAMA PARA LA SUSTITUCIÓN INTEGRAL DEL INGRESO DERIVADO DEL USO ILÍCITO DE LA COCA.

http://www.putumayo.gov.co/1520-la-coca-se-convertir%C3%ADa-en-materia-prima-para-la-agro-industria.html


Share This Post