Absolutamente reprochable la acción realizada ayer por la Policía en Puerto Caicedo contra el periodista Mauricio Ramirez

Periodista del Canal 2 de la Televisión en Mocoa Putumayo Mauricio Ramírez.
Periodista del Canal 2 de la Televisión en Mocoa Putumayo Mauricio Ramírez.

Por : Germán Ortiz

Absolutamente reprochable la acción realizada ayer por el Teniente Coronel de la Policía Paul Rodríguez, Comandante de la Policía de Puerto Asís, contra el periodista del Canal 2 de la Televisión en Mocoa Putumayo Mauricio Ramírez.

Ramirez en cumplimiento de su trabajo profesional de comunicador, realizaba unas tomas de los desórdenes que se presentaban en un paraje de la inspección de San Pedro, municipio de Puerto Caicedo, en momentos en que se cumplía una orden judicial de desalojo contra la familia encabezada por Luz Angélica Martínez, una mujer de 84 años de edad, quien tiene bajo su cuidado a una persona invidente, otra parapléjica y cuatro menores de edad huérfanos producto del conflicto armado.

De acuerdo a la versión del periodista Mauricio Ramírez, integrantes de la Policía Nacional le arrebataron violentamente su cámara de video, lo maltrataron verbalmente y el Teniente Coronel Paul Rodríguez lo golpeó con un objeto contundente. Posteriormente procedieron a retenerlo al interior de una van de esa institución por varios minutos. El comunicador fue liberado, y de acuerdo a su testimonio, fue advertido por el alto oficial de que si el caso se daba a conocer a través de los medios de comunicación, sería denunciado por la entidad por “obstrucción de la justicia”.

Lo que ocurrió ayer con nuestro amigo Mauricio, es una clara muestra de exceso de autoridad y atropello contra la prensa, coartando y atropellando el derecho constitucional a la libertad de información.

La Constitución Nacional contiene al menos 11 artículos que hacen referencia a este derecho que tenemos todos los colombianos. Existen al menos cuatro leyes la 29 de 1944, la 159 de 1959, la 586 de 2000 y la 1016 de 1016 que hablan del derecho al trabajo, al acceso a la información y a la protección que las autoridades deben brindar a los periodistas en su oficio. La misma Corte Constitucional se ha pronunciado en repetidas ocasiones sobre el tema, pero quiero darles a conocer un pequeño aparte de la Sentencia C-592/12 que habla de la LIBERTAD DE EXPRESION E INFORMACIÓN-Carácter preferente en la Constitución.

La libertad de expresión ocupa un lugar preferente en el ordenamiento constitucional colombiano, no sólo por cuanto juega un papel esencial en el desarrollo de la autonomía y libertad de las personas y en el desarrollo del conocimiento y la cultura sino, además, porque constituye un elemento estructural básico para la existencia de una verdadera democracia participativa. Por ello, esta Corporación ha destacado la importancia y trascendencia de esta libertad, que protege no sólo la facultad de difundir y expresar opiniones e ideas, o libertad de expresión en sentido estricto, sino también la posibilidad de buscar, recibir y difundir informaciones de toda índole, o derecho y libertad de informar y ser informado. Directamente ligado a la libertad de expresión, la Carta protege también de manera preferente la posibilidad de fundar medios masivos de comunicación (CP art. 20), tradicionalmente conocida como libertad de prensa, la cual goza también de una especial protección del Estado (CP art. 74), pues también es una condición estructural de funcionamiento de la democracia y del Estado de derecho. En efecto, sólo con una prensa libre, pluralista e independiente, puede desarrollarse un debate democrático vigoroso y pueden los ciudadanos controlar los eventuales abusos de los gobernantes.

De manera enérgica, rechazamos este hecho y solicitamos muy respetuosamente a la Policía Nacional, una exhaustiva investigación sobre lo sucedido. Posterior a ello una explicación del actuar del oficial Rodríguez y de los otros integrantes de la Policía que participaron en esta agresión al comunicador. Y finalmente esperamos que se tomen medidas serias al respecto, porque creemos acciones como las del Teniente Coronel involucrado en este hecho, le hacen daño a una de las instituciones más queridas por los colombianos como es la Policía Nacional. También solicitamos a los entes de control, para que de oficio tomen las medidas del caso frente a este tema que no sólo lesiona la tranquilidad de una persona, sino que atenta contra el estado social de derecho, que en últimas es atentar contra el país.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar