De los salones de belleza, a los ambientes de formación

AprendicesCada día, en la mañana, en la tarde o en la noche, centenares de aprendices del SENA en el Putumayo buscan mejorar sus condiciones de vida a través de procesos de formación titulada.

Al SENA Regional Putumayo, asisten, jóvenes y adultos, comerciantes, empleados, madres cabeza de familia y desplazados entre otras personas.

El Director del SENA en Putumayo, Milton Hernando Pérez Ordoñez, informó que, en el 2014 cerca de 8.900 personas recibieron formación entre técnicos y tecnólogos y cerca de 52.000 personas en cursos complementarios.

En los cinco primeros meses del 2015, por lo menos 10.000 personas recibieron formación titulada y aproximadamente 58.000 asistieron a cursos complementarios. El Director Regional opina que por la dinámica que generará el postconflicto, en el Putumayo se prevé que el SENA atienda a unas 70.000 personas este año.

Buscando oportunidades de formación, a finales del 2014, en la Subsede del SENA en Mocoa se presentó un grupo organizado, con el deseo de salir del estigma del peluquero o estilista. Se trataba de un grupo de la comunidad LGBTI,  buscando formación en otros campos.

Nasly del Rosario Goyes, es la Secretaria de la Comunidad LGBTI. Cuenta que hace 4 años se constituyeron como la organización “Star Mayo” (Estrellas del Putumayo), de la que forman parte 45 personas y quieren demostrar a la gente, que no solamente pueden desempeñar el oficio de peluquería, sino, que pueden trabajar como Auxiliares de Enfermería y Apoyo Administrativo en Salud.

En atención al enfoque diferencial, en el SENA inició el proceso de formación con esta comunidad y con otros aprendices que no son parte del grupo. En marzo del 2015, arrancó esta titulación  y de acuerdo con el instructor del Técnico en Apoyo Administrativo en Salud, Yovany Montoya, “es un grupo excelente, son 30 aprendices de los cuales la mitad pertenece a la comunidad LGBTI, son muy alegres y unidos. El grupo en general se destaca por su buen rendimiento académico”.

La Instructora Lizett Mora, expresa que de los 28 aprendices que tiene en el Técnico Auxiliar de Enfermería, 4 forman parte de la comunidad LGBTI y los demás, son madres cabeza de hogar, personas en condiciones de vulnerabilidad y jóvenes que recientemente egresaron del bachillerato.

En los ambientes de formación la convivencia con los aprendices que no forman parte de la comunidad LGBTI, es buena, tan solo al comienzo se presentó un inconveniente, que fue superado con el diálogo, y la intervención de los directivos del SENA, y en adelante, esta comunidad no se ha sentido discriminada en ningún aspecto.

María Cristina Restrepo, es una de las 4 personas de la comunidad LGBTI, que cursa estudios de Técnico en Enfermería y afirma que las motivaciones que tienen algunos integrantes de esta comunidad son su familia. María Cristina, destaca la calidad humana y profesional de los instructores y demás integrantes del SENA y expresa gratitud por la formación que reciben en la Institución.

A estos grupos de formación, también asisten madres cabeza de familia que buscan un mejor futuro para sus hijos. Una de ellas es Gloria Mabel Montero, madre de 5 hijos.  Actualmente está separada y para poder estudiar, le pidió a su ex esposo que mientras está en el ambiente de formación, él debe encargarse de cuidar a los niños.

Con respecto a su proceso de formación afirma: “eso es algo que llevo desde niña. Mi sueño era ser médica, eso no se logró pero la enfermería es algo que está cerca. Otra motivación son mis hijos, quiero darles un mejor futuro”.

Desde el comienzo, los integrantes del grupo LGBTI, tomaron su proceso de formación con todo el empeño y responsabilidad exigida por el SENA. José Leonardo Trejos, es uno de los 45 integrantes y representante de la comunidad LGBTI organizada en Mocoa, que en este momento recibe formación titulada. “al comienzo nos tocó un poquito duro.

Porque los heterosexuales, en su mayoría son jóvenes y que no están concientizados que (ser de) la comunidad, no es un defecto o una enfermedad. La comunidad LGBTI no son, como dicen por ahí, ‘aquellas mariquitas o locas alborotadas’. No. Nosotros somos personas maduras, tenemos nuestras distancias. Sea heterosexual o seamos de la comunidad, tenemos distancias y siempre con respeto”.

A este grupo, aún le quedan 15 meses de formación en Auxiliar de Enfermería y Técnico Administrativo en Salud. Son diferentes las motivaciones que cada aprendiz independientemente de su identidad religiosa, sexual o política, tiene para inscribirse a un proceso de formación, son diferentes las historias de vida que se tejen en cada ambiente de formación, hoy les presentamos, la historia de un grupo en formación que está en marcha, y del cual forman parte 20 integrantes de la comunidad LGTBI de Mocoa, que quieren demostrar que, aparte de trabajar en las salas de belleza, también pueden desempeñarse en el sector salud y para lograrlo, se preparan con el SENA Regional Putumayo.

http://arapaimaregput.blogspot.com/2015/08/de-los-salones-de-belleza-los-ambientes.html

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar