Páginas Sueltas de un maestro – Doña Luz Angela Florez Silva

Mg. Gerardo Sánchez
Mg. Gerardo Sánchez

Por el Mag. Gerardo Franco Sánchez Narváez.

Doña Luz Angela nació en la Plata ( Huila ) y cuando tenía siete años de edad llegó con sus padres y hermanos mayores a la vereda Nápoles muy cerca de Puerto Limón, lugar del oro fino y los productos agrícolas de calidad. Las primeras letras y enseñanzas las recibió en casa de parte de su madre Hermelinda, quien había sido maestra en algunas escuelas del Departamento del Huila.

Luego estudió unos años en el internado de Puerto Limón y terminó la primaria en el Colegio Santa María Goretti.

Al año siguiente continuó sus estudios en la Normal de Señoritas de Sibundoy donde se graduó con las mejores calificaciones. Inmediatamente fue llamada a prestar sus servicios como docente en la misma Normal, donde permaneció por dos años aproximada mente. Viajó luego a Bogotá a estudiar Desarrollo Comunitario en la Escuela de Administración Pública mediante una beca concedida por el Ministerio de Gobierno de esa época. Posteriormente trabajó en la seccional del Incora del Huila donde la sorprendió la muerte de su padre teniendo que radicarse en Mocoa para cuidar de su madre, a quien la acompañó hasta su deceso.

Conoció al Sr Guillermo Rivera Casanova con quién contrajo matrimonio en 1.968. Producto de esta unión nacieron sus cinco hijos: Guillermo, Abogado y actual Consejero de la Presidencia para los D.D.H.H., Angela Sofía, Médico especialista en medicina interna y Nefrología, Carlos, Ingeniero mecánico, Hernán Darío, Ingeniero civil y Jorge Mario, Maestro en Artes plásticas.

Son sus hermanos Gilberto ( Q.e.p.d. ), Julio, Amanda, Armando ( Q. e. p. d. ), Oscar, Yolanda, y Amparo Flórez.

Doña Luz Angela continúa distinguiéndose por su dedicación a las actividades cívicas, sociales y comunitarias. Capítulo aparte merece su intervención en la construcción de la carretera Mocoa-Pitalito. Después de una temporada invernal que dejó al Putumayo aislado casi por dos meses por derrumbos en la única vía Mocoa-Pasto, el clamor de la gente era que se busque otra salida reviviendo el viejo proyecto de la carretera Mocoa-Pitalito. Un día doña Luz Angela resolvió invitar a su casa a un grupo de treinta personas, todas ellas mujeres, escogidas por demostrar su compromiso con las actividades sociales y comunales para hablar del tema y conformar un comité que empezara a trabajar en este proyecto. Como Presidenta de este Comité Cívico envió mensajes al Gobierno Central, viajó a Bogotá con otro grupo de personas con dineros de sus propios ahorros para entrevistarse con funcionarios del Ministerio de Obras Públicas; habló con dirigentes cívicos de Pitalito con lo cual se logró presionar al Gobierno central desde dos frentes, Mocoa y Pitalito. Así se efectuó una reunión en esta última ciudad con la presencia de la dirigencia política y administrativa de las dos regiones. Por el Huila estuvo el Gobernador , Alcaldes del sur de ese Departamento, Parlamentarios, etc. Por el Putumayo por primera vez se logró la presencia del Intendente, de los dos Representantes de la época, del Obispo de la Diócesis, del Presidente de la Cámara de Comercio de Puerto Asís, de algunos Concejales de Mocoa y de toda la directiva del Comité.

Fue necesario contratar un vuelo de Aires para su movilización de ida y vuelta cuyo costo fue cubierto por cada una de las personas que viajaron. El Ministro incumplió, no se hizo presente y en su lugar envió a funcionarios de menor rango. Esto hizo reaccionar a los Senadores del Huila, a los Representantes y a los Gobernadores quienes se comprometieron a traer al Ministro de Obras a una segunda reunión. A esta no solo asistió el Ministro sino el Viceministro que era Nariñense y también el Jefe de Invías, quienes buscaron los recursos y en el menor tiempo posible se adjudicó el contrato para la construcción de tramo que faltaba entre Mocoa y San Juan de Villalobos. Después de cuatro años de espera, cuando finalizaba el Gobierno de Virgilio Barco se inauguró la carretera.

Cito a continuación dos párrafos de una carta con fecha 6 de Agosto de 1990 que le envía Virgilio Barco: “ Es verdaderamente satisfactorio registrar cómo obras como la carretera Pitalito-Mocoa contribuyen al progreso y a la integración de la economía regional y a dar respuesta a las necesidades de todo un pueblo……….Le reitero mis sentimientos de gratitud y le expreso mis deseos de que continúe con su generosa y desinteresada labor a favor del Putumayo y de esa próspera región de la patria. Atentamente, Virgilio Barco. “

En este trabajo hay que recordar un hecho importante de Doña Luz Angela. En determinada fecha los dos Comités el de Mocoa y el de Pitalito acordaron reunirse en un punto a orillas del río Villalobos. Cuando llegaron los de Mocoa se dieron cuenta que los de Pitalito ya los esperaban en un campamento pero que para pasar a donde ellos estaban tenían que hacerlo por una taravita y el señor que la operaba no se encontraba. De pronto los de Pitalito se sorprendieron cuando vieron que una persona se lanzó al río que por la lluvia estaba bastante correntoso y apareció al otro lado la Presidenta del Comité de Mocoa.

Posteriormente Doña Luz Angela incursionó en la política a nombre del movimiento cívico. Inicialmente salió elegida con una gran votación al Concejo Intendencial pero luego lastimosamente fracasó en su intento de llegar a la Alcaldía. Después de eso se retiró totalmente de la actividad política pero ha seguido dedicada al servicio social y humanitario. Doña Luz Angela una gran mujer prudente, solidaria, católica, patriota, que le continúa sirviendo a Mocoa y al Putumayo.


Share This Post