En El Tigre, Putumayo, están cansados de ser revictimizados por el conflicto interno

tigre_6

Sus habitantes tuvieron que soportar ser tildados como ‘el pueblo guerrillero’ y convertirse en objetivos militares de diferentes grupos al margen de la ley.

El 9 de enero de 1999 llegaron a la población más de 150 paramilitares del Bloque Sur Putumayo, adscritos a las Auc, y asesinaron a 28 personas, quemaron casas y varios vehículos, recordó un informe del Centro de Memoria Histórica.

Desde entonces han vivido con la zozobra, pensando que en cualquier momento los volverán a atacar. Y su temor se hizo realidad en la mañana del 11 de junio, cuando integrantes de las Farc atentaron contra la estación de Policía con explosivos, causando daños en las casas vecinas, indicó Reconciliación Colombia.

Aunque no hubo víctimas mortales y los heridos sufrieron lesiones leves, esa noche los habitantes de El Tigre no pudieron dormir.

No queremos que se vuelva a revivir la historia de la masacre de El Tigre”

Eso dijo María Ruby Tejada, una mujer que dice vivir asustada porque lidera tres organizaciones de mujeres víctimas, algunas madres cabeza de familia. “Todas me dicen, qué hacemos, qué hacemos, qué hacemos… Y yo no sé qué decirles”, manifestó a Reconciliación Colombia.

María Rubi contó que en la mañana de ese jueves sintieron un fuerte estruendo y de inmediato supieron que los estaban atacando. Algunos de los habitantes de El Tigre resultaron lesionados por la detonación y fueron remitidos al centro médico.

Al parecer, los guerrilleros se camuflaron en el planchón de una camioneta para lanzar desde ahí los explosivos, señaló una noticia de El País.
“Qué pesar no poder ir a Bogotá. Con gusto iría a hablar con el señor Presidente para contarle esta situación, pues cuando no es por el suelo, es por el agua, y cuando no es por el agua, es por el aire”, dijo a Reconciliación, refiriéndose a los recientes hechos violentos que han protagonizado las Farc en el departamento, como el derrame de petróleo y ataques a la red eléctrica.

En cuanto se le preguntó por la tregua que declaró las Farc desde el 20 de diciembre hasta mayo, María Rubí sonrió levemente y respondió: “Fue muy buena. La gente salía de noche, hacía reuniones en sus casas. Nosotros decíamos: ‘si esto sigue así, esto va a ser un remanso de paz y le pondremos banderas blancas a todo el pueblo’”.

http://www.pulzo.com/nacion/360926-en-el-tigre-putumayo-estan-cansados-de-ser-revictimizados-por-el-conflicto-interno

Share This Post