Similitudes entre el futbol y la política

Jaime Erazo
Jaime Erazo

Por: Jaime Armando Erazo Villota

En la política muchas veces pasa lo que en el futbol, numerosa especulación y a la hora del partido o de la verdad: sorpresa, frustración, desilusión.

El fin de semana que pasó, los colombianos en general y los putumayenses en particular, más sustentados en la emocionalidad que en la racionalidad, pronosticaban resultados favorables a la selección Colombia, unos aterrizados, otros desproporcionados, pero todos, absolutamente todos daban por seguro el triunfo de la tricolor. Y paso lo que paso: seguro mato a confianza.

Pasada la euforia, las amargas críticas con sabor a pérdida no se dejaron esperar, sobre todo para delanteros como Radamel Falcao García y armadores James Rodríguez a quienes se les endilga la falta de entrega pues parece que la fama, el dinero y la comodidad lograda les ha debilitado su gran capacidad de abnegación y sacrificio.

En el Putumayo, como en el futbol, se conjetura abundantemente sobre las posibilidades de uno u otro candidato a gobernación, asamblea, alcaldía y concejos municipales. En época de campaña política es normal que los varones electorales utilicen intensamente la desinformación, pues saben de su gran utilidad, por eso echan a rodar cuentos, embustes, chismes y calumnias que terminan embolatando a los despistados e indecisos y muchas veces hasta poniendo a dudar a los más firmes seguidores de sus contradictores.

Como en el futbol, solo el día de las elecciones se podrá saber a ciencia cierta quien es el ganador, al final del día 25 de octubre de 2015, la cruda realidad despertará a muchos soñadores que anticipadamente dieron por ganador a quien por diferentes circunstancias puede ser el perdedor.

Para evitar que esto suceda, la recomendación es la realizar una campaña seria, limpia, sin triunfalismos y pensando siempre en el desarrollo del departamento y cada uno de los trece municipios que lo conforman, así como también, en el bienestar de sus gentes. Pensemos y actuemos para ganar en democracia, pero también estemos preparados para perder en democracia.

Mocoa, 16 de Junio de 2015

Share This Post