Se abre paso la suspensión de fumigaciones con glifosato

Foto: Archivo A finales de marzo pasado, la OMS, luego de una investigación, ubicó el glifosato como sustancia "probablemente carcinogénicas para humanos".
Foto: Archivo
A finales de marzo pasado, la OMS, luego de una investigación, ubicó el glifosato como sustancia “probablemente carcinogénicas para humanos”.

La recomendación del Ministerio de Salud de suspender inmediatamente el uso del glifosato en la fumigación de cultivos ilícitos, sin duda marcará la etapa final de esa estrategia después de casi cuatro décadas. (Vea la infografía: Las fumigaciones en cifras)

En un concepto, enviado al Consejo Nacional de Estupefacientes el pasado 24 de abril, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, indica que la alerta de la Organización Mundial de la Salud sobre que el glifosato puede causar cáncer es una “advertencia insoslayable de posibles efectos adversos a la salud” y que se debe aplicar el principio de precaución.

A finales de marzo pasado, la OMS, luego de una investigación de su Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer, ubicó el glifosato y otros cuatro herbicidas como sustancias “probablemente carcinogénicas para humanos”.

Para la cartera de la Salud, si bien no existía una advertencia anterior, la nueva clasificación constituye “un hecho científico nuevo de suma importancia”. Y consideró que “configura un escenario en el que, como mínimo, existe incertidumbre científica sobre los efectos nocivos del glifosato, condición suficiente para dar cumplimiento al principio de precaución”. (Lea aquí: Concepto sobre uso de glifosato también cambiaría ayuda de EE. UU.)

Desde que se conoció el informe de la OMS, el debate sobre el uso del herbicida y el rumbo de la política antidrogas se revivió.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), encargada de avalar los procesos de fumigación de cultivos ilícitos, había pedido la opinión de Minsalud para emitir un concepto al Consejo Nacional de Estupefacientes, presidido por el Ministerio de Justicia y del que hacen parte otras instituciones.

Incluso, Minsalud indicó en el documento que notificará a la Anla de la nueva clasificación: “potencialidad de un daño grave e irreversible a la salud”.

Mientras los ministerios definían su postura, la Policía Antinarcóticos, según altas fuentes en el Gobierno, optó por suspender el inicio de una licitación para la compra de nuevas existencias para el 2016.

Esas mismas fuentes dijeron que actualmente la Policía tiene herbicida para asperjar durante, al menos, cuatro meses más.

Desde el 2011-2012, la Policía es la encargada de adquirir el material, y la fumigación es realizada por la Embajada de Estados Unidos, que contrata pilotos y dispone de 14 aeronaves.

Ahora, el Consejo Nacional de Estupefacientes tendrá que convocar una reunión para definir si se suspende o no el uso del glifosato en cultivos ilícitos.

Fuentes en la Casa de Nariño dijeron que hay buen ambiente en el Gobierno para acoger la recomendación del Ministerio de Salud. Esto, partiendo de que la política del Estado no puede ir en contra de la salud de los colombianos.

De hecho, en noviembre del año pasado, el presidente Juan Manuel Santos lanzó un plan piloto de sustitución de cultivos ilícitos, que ya arrancó en Putumayo.

El plan está enfocado en la erradicación manual forzosa y no en la fumigación. Eso fue lo que se preacordó en mayo del año pasado en La Habana en los diálogos de paz con las Farc.

Hoy, en Putumayo, al igual que en Norte de Santander, no hay intervención aérea de ese tipo. Eso, pese a que hace menos de seis meses Colombia acordó con Ecuador reducir la franja en la que el país no puede asperjar. Pasó de 10 a 5 kilómetros.

El acuerdo se dio luego de que Ecuador aceptó retirar la demanda ante La Haya contra Colombia, en la que alegaba daños a la población, a cultivos y afectación ambiental en territorio ecuatoriano.

De otro lado, el ministro Alejandro Gaviria indicó que el análisis hecho por su cartera hace referencia al uso del herbicida en cultivos ilícitos, y que aún está pendiente el estudio del glifosato en cultivos lícitos.

Cuatro décadas de lucha contra cultivos ilícitos

En 1974, cuando se creó el Consejo Nacional de Estupefacientes, el país hizo los primeros ensayos de fumigación con el herbicida ‘paraquat’ en cultivos de marihuana en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Solo hasta 1984 el Consejo aprobó las fumigaciones de manera sostenida y se cambió el ‘paraquat’ por el glifosato.

En 1992 se ordenó la fumigación de amapola con el químico, y en 1994 se autorizó la destrucción de cultivos de coca con la aspersión aérea de glifosato.

En el 2000, con el Plan Colombia, esta lucha tomó impulso. En los últimos años, cuando empezaron a bajar las siembras ilegales y se han mantenido en unas 48.000 hectáreas, se prohibió la fumigación en parques naturales.

Opinan

Juan Manuel Galán, Senador del Partido Liberal
“Estoy totalmente a favor de la propuesta del Ministro. El dinero que se utiliza en la fumigación con glifosato es plata despilfarrada que se podría invertir en desarrollo alternativo o en vías terciarias”.

Óscar F. Bravo, Representante conservador
“Completamente de acuerdo con el Ministro de Salud (…). Hemos sido testigos de que (el glifosato) no solo acaba los cultivos ilícitos, sino también con los lícitos, y además hay muestras de que afecta la salud de las personas”.

Alfredo Rangel, Senador Centro Democrático
“Las aspersiones aéreas ya se habían suspendido por parte del gobierno Santos (…), lo cual explica el inmenso crecimiento de los cultivos ilícitos en zonas como Catatumbo, Cauca, Nariño, Caquetá y Putumayo”.

EL TIEMPO

http://www.eltiempo.com/politica/justicia/fumigacion-de-cultivos-ilicitos-con-glifosato/15643356


Share This Post