Lo que reportó la firma de Tony Blair

Juan Manuel Santos y Tony Blair, ellos mismos han aceptado, son amigos desde hace varios años y apoyan la propuesta política llamada “la tercera vía”. /Presidencia
Juan Manuel Santos y Tony Blair, ellos mismos han aceptado, son amigos desde hace varios años y apoyan la propuesta política llamada “la tercera vía”. /Presidencia

ElEspectador

¿Para qué sirvió que la empresa del exprimer ministro británico Tony Blair asesorara al Departamento Nacional de Planeación? El asunto, de diáfano, no tiene nada aún. Ayer, el Gobierno dio un tímido paso en pro de la transparencia y publicó no los contratos firmados con Tony Blair Associates-Government Advisory (TBA-GA), sino los reportes que esa firma entregó después de 12 meses de trabajo de campo. “El proyecto conjunto entre TBA-GA y el Departamento Nacional de Planeación de Colombia ha logrado obtener impresionantes resultados, de los que ambas partes deben estar orgullosas”, escribió el propio Blair en el prefacio de uno de ellos.

Fueron tres reportes los divulgados en la página del Sistema General de Regalías. Uno de ellos se llama “Construcción de consenso regional para el desarrollo”, cuya conclusión principal, a grandes rasgos, es que el país necesita una mejor comunicación entre el nivel central y el regional —nada nuevo—. Ese informe, de 218 páginas, abarca un conjunto de metodologías que, según la empresa consultora del exministro, podría aplicar el Gobierno para “generar una relación de trabajo más fluida y de mayor confianza con los departamentos”. Los consultores señalaron que era importante “incluir visión regional y no únicamente la del Gobierno Nacional”.

El pasado domingo, el diario inglés The Telegraph publicó lo que el periodista colombiano Sergio Held había revelado hacía unas semanas a través de La hora de la verdad: que Blair y su oficina habían sido contratados por los Emiratos Árabes Unidos para hacer unas asesorías en Colombia. Un día después de que la publicación de The Telegraph hiciera eco en todos los medios colombianos, el ministro Néstor Humberto Martínez salió a declarar que la asesoría tenía que ver con iniciativas de bajo perfil, que oscilaban entre los $1.000 y $5.000 millones, y no con aquellas que podrían despertar interés en un “industrial árabe”.

“Estamos hablando de un proyecto de vías terciarias entre Chigorodó y un municipio”, dijo Martínez, entre otros ejemplos. Aseguró que se trataba de proyectos pequeños de salud, infraestructura, educación, agua o alcantarillado, sectores para los cuales, por ley, se destinan las regalías en Colombia. El informe de la empresa de Blair, sin embargo, da otra idea: “Se logró trabajar con una mayor colaboración en el desarrollo de proyectos de alto impacto regional”, dice en uno de sus apartes. Parte de la asesoría, precisamente, se trataba de facilitar “procesos de concertación regional” e identificar “proyectos de alto impacto de interés común para dos o más departamentos”.

La firma de Blair conoció en detalle, además, de todos los proyectos en Colombia que se financian con dineros de las regalías. Así se lee en el segundo informe, que se tituló “Gerencia efectiva del Sistema General de Regalías a través del monitoreo, evaluación y gestión del conocimiento”, en el cual se menciona que “las metodologías de monitoreo abarcan más de 5.000 proyectos en 1.098 municipios, con un valor superior a los US$5.000 millones, fueron diseñadas con el apoyo del proyecto TBA-GA”. El tercer reporte se trata del “fortalecimiento de las comunicaciones estratégicas”.

Uno de los logros que TBA-GA resalta en sus informes es haber alcanzado un “progreso importante”, junto con el Departamento de Planeación Nacional (DNP), en “proyectos de transformación regionales de apoyo a la sostenibilidad de los procesos de paz”. De igual manera, se habla acerca del “Plan de Desarrollo Turístico” para la zona centro-sur (que incluye a Huila, Tolima, Putumayo, Caquetá y Amazonas); de la profesionalización de la oficina de comunicación del DNP, y de los “sistemas de seguimiento y evaluación (que) pueden cambiar las normas nacionales a nivel de la OCDE”.

Hoy se sabe que quien pagó las consultorías de Tony Blair Associates fue el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), aun cuando el exprimer ministro es, a la vez, enviado especial para Oriente Medio de la ONU y la Unión Europea. “No conocemos la fuente de esos recursos (de los honorarios pagados a TBA), admitió el ministro Martínez. El Gobierno colombiano insiste en que esa firma nunca tuvo acceso a información confidencial para que la gente de los EAU hicieran negocios en Colombia. Sin embargo, en la propuesta que TBA le hizo al gobierno de EAU en 2014 —cuando los contratos en Colombia ya habían finalizado—, se lee que la alianza entre los EAU y TBA tenía, entre otros propósitos, “concretar oportunidades de negocio”.

dduran@elespectador.com

http://www.elespectador.com/noticias/nacional/reporto-firma-de-tony-blair-articulo-556339


Share This Post