Bocagrande, una perla anclada en el pacifico

Una pequeña isla en medio del mar pacifico donde solo se vive la paz y la esperanza en medio de paisajes exóticos

Por: Germán Arenas Usme

Esta isla enclavada en el mar pacifico a tan solo 20 minutos de Tumaco Nariño, por agua navegando aguas del mar pacifico y del rio Mira, se convierte en un paraíso exótico por su belleza exuberante que atrae a miles de turistas que al año visitan estas mágicas tierras.

“Esta vereda es el lado amable de Tumaco que por años ha sido escenario de violencia por culpa del narcotráfico y del mismo conflicto armado que generan los grupos armados ilegales que generan muertes, desplazamiento y terror dentro de sus habitantes y visitantes”, afirmo Jairo Caicedo, uno de los 90 habitantes de la isla que en su mayoría viven de la pesca artesanal y del turismo.

En esta perla del pacifico el turista que no solo provienen de Nariño, si no del interior del país y del extranjero se encuentran con una belleza exótica, con fauna y flora que por milagro de Dios, sobreviven a la mano depredadora del hombre pero más allá de esta belleza dotada de encanto y magia que bien serviría de muza de inspiración a los artistas se convierte en una más de las bellezas naturales de Colombia.

Aba Cabezas, un hombre de piel de abano curtida por el tropical sol a sus 70 años afirma con argullo que de esta isla del encanto no lo sacaran si no muerto a pesar de las ofertas recibidas de turistas para que se fuese a vivir en tierras lejanas y mejorar su calidad de vida y la de sus 10 hijos y 28 nietos prefiere trasegar en Boca Grande, a pesar de la pobreza que se vive en ella pero que resiste el paso d elos años con la pesca y su secreta culinaria que comparte con su familia y con algunos turistas que tienen el privilegio de compartir en su rustica meza dentro de una casa de madera a orillas del mar.

La isla ha sufrido los embates de la naturaleza como el maremoto del 12 de diciembre de 1.979 que devasto en gran parte la isla, pero también ha sentido el rigor de la violencia promocionada por los grupos armados ilegales que han ocupado sus tierras generando temor entre sus habitantes y ahuyentando al turista por el temor que genera la absurda guerra en Colombia.

El abandono por parte del Estado es palpable, no cuentan con una interconexión eléctrica, la escuela es una pequeña aula de clases donde 30 niños y niñas reciben clase de primaria a manos de una profesora que no es constante, al mes una enfermera llega al puesto de salud y la iglesia católica con el tiempo se fue cayendo y tan solo queda una cruz en madera como un mudo testigo de los aconteceres de esta encantadora vereda. “por fortuna tenemos profundos aljibes que nos permite abastecernos del agua adulce, como una bendición de Dios”, señala con sonrisa agradecida Wilmer Aguas, otro de los habitantes.

En la pasada navidad un turista agradecido con el encanto de la isla le compro regalos de navidad a los 30 niños y niñas quienes el 25 compartieron en la playa con gran algarabía Sebastián Cabezas, de 13 años de edad emocionado y con un balón de fútbol en sus pies sueña ser como James Rodríguez, uno de los mejores jugadores del mundo en el pasado mundial.

Gladys Prado, hace 11 años le apuesta al turismo en la región y con esfuerzo ha logrado mantener en pie 25 cabañas y un restaurante donde los turistas pueden alojarse y saborear de las delicias marinas elaboradas por Gladys. “Las cabañas no son un lujo de un hotel de 5 estrellas, pero sin son cómodas para pasar unos cuantos días de verdadero descanso”, señala con ojos vivaces Gladys.

En esta isla sus nativos conservan los animales de monte y no permiten que sean cazados por propios ni extraños, por eso es normal observar tranquilamente culebras, tortugas, iguanas, aves entre otros.

La actividad turística se refleja con mayor intensidad en diciembre, primeros días de enero, carnavales de febrero, semana santa, y vacaciones de mitad de año. Ahora Gladys, con su pequeño grupo de colaboradores se alistan para la temporada de carnavales y avistamiento de ballenas otro espectáculo de la naturaleza para los ojos de los humanos.

Colombia que linda eres, no me canso de decir en cada uno de mis escritos cuando tengo oportunidad de referirme a lugares como Boca Grande. Usted a esta mágica isla puede llegar vía aérea desde Bogotá o Cali a Tumaco y de allí en lancha o desde Pasto via terrestre en 5 horas hasta Tumaco y buen viaje.-

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar