Drogadictos y hechiceros profanan el cementerio de Mocoa

Tumbas del cementerio de Mocoa, convertidas en vivienda de consumidores de droga.
Tumbas del cementerio de Mocoa, convertidas en vivienda de consumidores de droga.

Por : Horacio Villarreal

Habitantes de los barrios del Suroccidente de Mocoa mostraron su preocupación por dos temas que están afectando el cementerio municipal desde hace mucho tiempo.

Denuncian que consumidores de droga, lo hacen a plena luz del día sobre las tumbas del cementerio, pero lo más grave tiene que ver con uno de estos, que ha decidido tomar una tumba como su habitación, aprovechando el techo que esta tiene, que también daña las otras tumbas cortando tubos galvanizados para venderlos en las chatarrerías de la capital.

Esta situación la comprobamos, visitando el lugar, donde lo encontramos dormido, así mismo los daños causados a las tumbas que tenían tubos galvanizados, las cuales están semidestruidas.

Cuando entramos al cementerio a eso de la 7 y 30 de la mañana, de este martes 23 de septiebre, nos encontramos con un hombre de aproximadamente unos 70 años, que salía del lugar, nuestro guía nos aseguró que era el hombre que hacia hechicerías, después de visitar el dormido consumidor, me indicaron el lugar donde estaban los entierros del hechicero, una reciente fosa en tierra, ubicada al oriente del cementerio es decir por donde sale el sol, donde precisamente la tierra estaba raspada hace unos pocos minutos, al destapar nos encontramos con un papel, escrito con letras rojas con los nombre de ‘James E. A.’, y en dirección contraria decía ‘Amante R.’, al seguir escarbando nos encontramos con una papa cebolla blanca grande, partida en cruz y en el medio tenia ají y pimienta en pepa, como ese entierro y entorno a la fosa, había tres más con huellas de haber sido enterrados varios días atrás, que también contenían el mismo papel, nombre y la cebolla.

Según nuestros guías, estos entierros los hace, en la mañana de los días martes y viernes, y que por el contenido de la cebolla, el ají y la pimienta es para generar conflicto entre, los enunciados en los papeles, de quienes aún no sabemos nada.

Esto me hizo recordar la frese “No creo en brujas, pero que las hay las hay” en este caso sería un brujo.


Share This Post