Por qué marchan las mujeres de la Frontera Colombo-Ecuatoriana en el Putumayo?

Foto : @jbernalnoticias
Foto : @jbernalnoticias

Por: Germán Arenas Usme

Con un plantón al frente a alcaldía de Puerto Asís, 300 mujeres protestan por la injusticia social del corredor Puerto Vega-Teteye.

Al grito de “No a la explotación petrolera”; “No más fumigaciones”; “No a la violación de los derechos humanos”, 300 mujeres de la frontera colombo-ecuatoriana iniciaron desde el martes en la noche, una gran marcha por la vida y los derechos humanos en el corredor Puerto Vega- Teteyé, del municipio de Puerto Asís, Putumayo.

Cansadas por la agobiante situación de hambre y abandono, mujeres lideresas de los resguardos indígenas de la zona, campesinas y afros, acompañadas por la Alianza Departamental de Mujeres “Tejedoras de Vida” del Putumayo y de organizaciones de mujeres de Puerto Asís, Valle de Guamuéz y Puerto Caicedo, decidieron unirse en protesta por las reiteradas violaciones a sus derechos y a los de sus comunidades.
El punto crítico, la aprobación -por parte de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA)- de la Resolución 0551, que otorga permiso a la compañía Vetra para continuar la exploración de petróleo en la región. De 22 pozos en 2010, hoy proyecta la exploración y explotación de más de 100 pozos en tan solo 42 kilómetros de vía que comprende el tramo Puerto Vega-Teteyé. Para las mujeres, la petrolera –como se le dice-, trajo consigo la militarización creciente de sus comunidades, de sus viviendas y lugares públicos, además, trajo como respuesta, una mayor presencia y acción por parte de los actores armados, la siembra de minas antipersona y ataques a la infraestructura petrolera y carro-tanques de carga de petróleo, son pan de cada día, causando graves problemas de contaminación ambiental, pérdida de fuentes de agua y contaminación de su entorno.

“No tenemos empleo, no se puede trabajar en las fincas por miedo a las minas antipersona, los niños y niñas y jóvenes ni siquiera están asistiendo al colegio, no hay estudio, la movilidad está restringida por todo el corredor por el temor a los enfrentamientos, y además de eso estamos siendo fumigados, y erradicados sin ninguna opción productiva ni de desarrollo”, señalo Maura Lara, campesinas del sector.

Las mujeres decidieron resistir y tomar el liderazgo de estas demandas, a pesar del miedo a ser judicializadas y a pesar del cansancio que producen las 33 actas de acuerdos firmados e incumplidas con el gobierno nacional desde las marchas campesinas de 1996. La paz se construye desde las regiones, y las mujeres tienen en Putumayo un papel fundamental en su construcción y consolidación.

Las peticiones

Las Mujeres de la Frontera, se resumen en: mayor inversión social, dirigida a recuperar el tejido social a través de los planes de vida y el restablecimiento de los derechos humanos y de género. El impulso y concreción de una agenda de paz en la región que obligue a las partes al cese de los actos violentos que afectan la población civil y de manera particular a las mujeres, jóvenes, niñas y niños. La suspensión de la Resolución 0551 y una mesa de concertación con participación equitativa de la mujer. Protección y garantías de los y las defensoras de derechos humanos y finalmente, un NO a las fumigaciones aéreas, acompañados de planes concertados de erradicación manual con proyectos integrales de desarrollo, fortalecimiento de las mujeres y sus organizaciones. (48)


Share This Post