Colombia, a una firma de poder fumigar coca más cerca de Ecuador

Foto: Archivo EL TIEMPO En el 2008, Ecuador demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por los presuntos daños causados a cultivos de ecuatorianos por las fumigaciones de las autoridades colombianas.
Foto: Archivo EL TIEMPO
En el 2008, Ecuador demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por los presuntos daños causados a cultivos de ecuatorianos por las fumigaciones de las autoridades colombianas.

Concepto técnico binacional dice que franja de 10 kilómetros de prohibición puede bajar a 5.

Por:  ELTIEMPO

Un año después de que Ecuador retirara la demanda contra Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por los posibles daños causados por la fumigación de cultivos de coca en la frontera, los dos países llegaron a un nuevo acuerdo sobre el espinoso asunto.

Este diario supo que la franja de 10 kilómetros en la línea fronteriza en los que desde el 2005 Colombia no puede fumigar será reducida a la mitad. La base del entendimiento es un concepto emitido por un comité técnico binacional, que concluyó que el glifosato lanzado desde las aeronaves solo afecta una franja no superior a 120 metros desde el punto donde cae el herbicida.

Esa es la clave del acuerdo, que debe ser firmado en las próximas semanas por los cancilleres María Ángela Holguín, de Colombia, y Ricardo Patiño, de Ecuador. El documento también deja abierta laposibilidad de que el próximo año la franja nuevamente sea modificada: podría pasar de cinco kilómetros a solo dos.

Esta semana, el canciller Patiño les dijo a medios de su país que en tres ocasiones se fumigó a una distancia de 15, 16 y 19 kilómetros de Ecuador sin detectar afectación. “Hemos revisado, hemos estudiado la deriva del glifosato y no ha llegado a nuestro país. Este año lo podrán hacer (fumigar) a entre cinco y diez kilómetros y vamos a seguir haciendo esa revisión”, informó el ministro del país vecino.

Fuentes que hicieron parte de ese comité dijeron que técnicos de los dos países –por Colombia había de la Policía, el Instituto Agustín Codazzi, el Ministerio de Ambiente y el Justicia, entre otras instituciones– realizaron cuatro visitas a la zona y practicaron pruebas en las jornadas de fumigación de los sembradíos de coca para determinar el vuelo que el viento podía darle al glifosato.

Uno de esos técnicos explicó que “se hicieron pruebas con diferentes niveles de nudos de viento y se concluyó que el despliegue máximo del glifosato era de 120 metros hacia adelante”.

De esa forma se demostró que la franja de prohibición puede ser reducida y que los cultivos legales de los campesinos del otro lado de la frontera no tendrán ni habrían tenido mayor afectación por la guerra antinarcóticos.

Para Colombia, el acuerdo es clave en la lucha contra los cultivos ilícitos, pues, de acuerdo con el Sistema de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci), en la zona de frontera con Ecuador y en el Catatumbo (Norte de Santander) aquellos se han incrementado.

Solo en Puerto Asís (Putumayo) y Tumaco (Nariño), que están cerca del territorio ecuatoriano, hay casi 9.000 hectáreas, de 48.000 existentes en todo el país. Y los dos departamentos reúnen el 48 por ciento de los cultivos ilícitos.

Clave para reducción

Las autoridades colombianas habían planteado en el 2012 la revisión de la franja, luego de que ese año el censo de cultivos ilícitos arrojara un incremento (correspondiente al 2011): pasaron de 62.000 a 64.000. La mayor parte del aumento se registró en Putumayo y Nariño. Si bien en el año siguiente hubo una reducción, esos departamentos se mantienen con lo niveles de más altas siembras.

El general Ricardo Restrepo, director de la Policía Antinarcóticos, dijo que el acuerdo con Ecuador será clave para conjurar las dificultades que se presentan en Putumayo, donde son constantes las protestas de campesinos que se niegan a la sustitución manual forzosa y han bloqueado las operaciones de la Policía Antinarcóticos y de los Grupos Móviles de Erradicación del Programa de Consolidación.

“En Putumayo hemos sostenido varias reuniones con líderes de campesinos. Es la primera región a donde llegamos con los proyectos productivos. Si no aceptan la erradicación voluntaria, se procederá a la forzosa”, sostuvo Javier Flórez, director del área contra cultivos ilícitos de Consolidación.

Además de las dificultades que ha habido con las comunidades, en Nariño y Putumayo los erradicadores son hostigados permanentemente por grupos ilegales, especialmente por las Farc, que hacen presencia con el Bloque Sur.

Puntos pendientes

En el 2008, Ecuador demandó a Colombia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por los presuntos daños causados a cultivos de ecuatorianos por las fumigaciones de las autoridades colombianas. El proceso avanzaba, pero el año pasado los dos países lograron un acuerdo diplomático.

Ecuador se comprometió a retirar la demanda y Colombia, a pagar a ese país 15 millones de dólares para compensar cualquier daño causado con la aspersión entre los años 2000 y 2007, y para el desarrollo alternativo en la zona limítrofe. Ese millonario aporte aún está pendiente de definir.

El acuerdo incluía la creación de un comité que atendiera las quejas que pudieran surgir de pobladores de los dos países.

Las autoridades trabajan en ese comité, y el modelo que será reproducido es el que actualmente tiene la Policía, en el que se define si el glifosato fue el causante de los daños en sembrados lícitos. De ser así, se debe reparar a los afectados.

Y el tercer punto fue crear una comisión técnica binacional, que estudiaría si el glifosato generaba daño y si la fumigación alcanzaba a llegar a territorio ecuatoriano.

PAULINA ANGARITA MENESES
Subeditora de Justicia
Justicia@eltiempo.com

http://www.eltiempo.com/politica/justicia/colombia-a-una-firma-de-poder-fumigar-coca-mas-cerca-de-ecuador/14522715

Share This Post