¿Al fin qué?

voceros del Gobierno Nacional y el comité dignidad por Mocoa firman  acta de compromiso centrado en 4 ejes temáticos. Junio de 2013
voceros del Gobierno Nacional y el comité dignidad por Mocoa firman acta de compromiso centrado en 4 ejes temáticos. Junio de 2013

Por : Ricardo Solarte

La noticia dada por el Presidente Santos en Neiva en la que anuncia el fin del paso de carrotanques por las vías del Putumayo y el Huila debería ser motivo de regocijo para todos los habitantes del Putumayo. Pero no fue así, ahora parece que la polémica apenas comienza gracias a que hay un grupo de empresarios que están dispuestos a dar la pelea por defender sus intereses.

Ricardo Solarte Ojeda @ricardosolarte
Ricardo Solarte Ojeda
@ricardosolarte

Hay que empezar por decir que los empresarios del transporte de crudo por carrotanques tienen el legítimo derecho a defenderse. Pero, también hay que decirlo: la comunidad entera, que ha visto afectada su calidad de vida, debe salir a respaldar la medida. Bien dice el artículo 315 de la constitución Política de Colombia: “el interés general se encuentra por encima del interés particular”.

Según algunos registros de prensa, son más de 800 los empresarios del sector transporte que se verían afectados en sus intereses cuando se ponga en marcha el oleoducto que transportará el petróleo que se extrae del Putumayo por la costa ecuatoriana. Esto es un hecho, según lo anunciado por Santos, el acuerdo está firmado y solo resta ultimar detalles.

Ahora bien, en estrategia empresarial hay una práctica que se llama prospectiva. Se trata de leer las señales del mercado, las tendencias, para saber a qué negocio apostarle y cuáles definitivamente no. A mi modo de ver, quienes invirtieron en carrotanques en Colombia debieron hacer el ejercicio de prospectiva de manera más juiciosa para saber que este modelo de transporte de crudo por tierra no es sostenible.

Y no es sostenible por varias razones, solo por nombrar dos: este medio afecta la vida de la comunidad a su paso por los pueblos y hace que las petroleras se conviertan en un mal vecino. Y eso no le conviene a nadie. Y la segunda, no es rentable para las petroleras. Es mucho más barato transportar el crudo vía oleoducto.

Lo que viven hoy estos empresarios del Putumayo lo vivieron sus pares en el centro del país cuando se dio vía libre al Oleducto Bicentenario que cruza a Colombia desde los llanos hasta Coveñas, y dejó por fuera de circulación un buen número de estos carrotanques.

Señores empresarios: las economías son dinámicas, y los hombres y mujeres de negocios deben tener la agilidad necesaria para moverse en la dirección a donde apuntan las tendencias. Los habitantes están cansados del paso de carrotanques por sus calles, esa es una realidad difícil de ocultar. Es hora aceptarla y buscar formas alternas de ganarse la vida.

Por último quiero decir que no le queda bien al Gobernador Jimmy Díaz tomar partido de lado de los empresarios del transporte en esta polémica. La comunidad entera ha rechazado el paso de los carrotanques por sus calles, y a ella a quien se debe respaldar.

Ricardo Solarte Ojeda
Periodista especializado en Economía y Negocios
Seguir a Ricardo Solarte en
Twitter: www.twitter.com/ricardosolarte

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar