Un pedazo de la Amazonia en un hotel

Monos en la reserva de Paway. Laura Garzón
Monos en la reserva de Paway. Laura Garzón

El centro ecoturístico Paway, en Putumayo, guarda todos los secretos de la selva y promueve prácticas ambientales sostenibles que merecen ser imitadas por todos.

Algo se esconde en la carretera que de Mocoa conduce al municipio de Villa Garzón, justo en el cruce con el río Pepino. Allí, basta pasar algunas rocas para sumergirse en el encanto de la selva amazónica del Putumayo. El sendero demarcado empieza a hacerse cada vez más empinado y el ruido de los carros empieza a diluirse en el panorama húmedo y espeso del lugar. Pequeñas cascadas de agua cristalina adornan el recorrido que, a buen paso, tarda 40 minutos. Al final, un “Bienvenidos” avisa la llegada. El silencio apenas se interrumpe por los ladridos de un perro que se aproxima para guiarnos a la entrada del lugar. Desde allí, es posible ver cómo corretean un par de monos, dándole el toque final al sentir selvático del momento.

Hemos llegado al centro ecoturístico amazónico Paway, el más visitado de Mocoa. Mildred Ortíz, gerente general, nos esperaba para emprender el recorrido. Llaman la atención las alas de mariposa que lleva puestos por aretes. Luego de un rato entenderíamos el origen y el significado de tan originales accesorios. Sin más largas, nos lleva adentro del centro.
Criando Mariposas

Mariposario - Paway
Mariposario – Paway

Al entrar a un mariposario podría pensarse que estos particulares insectos estarían revoloteando sobre la cabeza. Sin embargo, luego de pasar la puerta de malla que las mantiene reguardadas este parque, no se ve ni siquiera una en horizonte. Curiosamente están todas concentradas alimentándose de guayabas.

El proceso consiste en recoger los huevos que las mariposas depositan en plantas hospederas, luego se llevan al laboratorio y ahí comienza el proceso de cría.

Al crecer, muchas de estas mariposas son liberadas a su hábitat natural y otras son llevadas de regreso al criadero para continuar con el proceso de reproducción.

Se calcula que existen en el mariposario cerca de ocho especies encontradas en el proceso de cría. “Aquí en el laboratorio se puede observar todo el proceso de metamorfosis de las mariposas. Nos hemos ido consolidando como un centro de investigación, conservación y comercialización con los estándares más altos de sostenibilidad de los recursos”, comentó Mildred.

Como resultado de este trabajo, Mildred y su equipo diseñan accesorios con las alas de las mariposas que de forma natural mueren. “El objetivo con el centro ecoturístico y de investigación es darle un valor agregado a los recursos naturales y a la biodiversidad propios de la selva amazónica. No solo hacemos uso sostenible de las alas de las mariposas sino de las plumas que de forma natural botan las aves para hacer artesanías. Lo ideal es que la gente pueda vivir de la región”, comentó.

Este plan de negocios ganó la novena convocatoria nacional del Foro Emprender, haciéndose acreedor de un capital semilla, que puso en marcha la realización del proyecto empresarial. En esta misma línea, Paway ganó el II Concurso de Empresas de Negocios Verdes por incluir prácticas y tecnologías que contribuyen a la sostenibilidad en el aprovechamiento de los recursos, por formar parte y fortalecer la cadena productiva.

El centro también ofrece los servicios de senderismo, educación ambiental, avistamiento de flora y fauna nativa y alojamiento en eco-cabañas, de hecho, uno de los grandes atractivos del centro es una casa ubicada en la cima de una ceiba, árbol emblemático, a 25 metros de altura; respetando y preservando las condiciones del medio ambiente y generando estrategia para impulsar el desarrollo económico de la región amazónica.

140114 casa_arbol_putumayo

http://www.amazonas2030.net/es/un-pedazo-de-la-amazonia-en-un-hotel

Share This Post

One Comment - Write a Comment

Comments are closed.