Nuevos tiempos para el Putumayo

Jaime Erazo
Jaime Erazo

Afortunadamente, en el horizonte político se avizoran “Nuevos tiempos para el Putumayo”, pues se han ampliado las posibilidades para escoger y elegir candidatos a senado y cámara de acuerdo a sus necesidades y exigencias de desarrollo administrativo, económico, social, político, cultural y ambiental.

Por: Jaime Armando Erazo Villota

Los últimos acontecimientos políticos que viven los putumayenses confirman que los cambios y su sorprendente velocidad es una de las características de la modernidad.

Hasta no hace mucho, el común denominador de dirigentes y miembros de los partidos políticos tradicionales era el sectarismo recalcitrante. Hoy por hoy, por lo que se escucha y se ve, la situación ha cambiado radicalmente. Se han terminado los tiempos de “liberal vota liberal” o “conservador vota conservador” y, son muy escasos los ciudadanos que todavía conservan las anticuadas, obsoletas y viejas maneras de pensar y de actuar tanto en loelectoral como en el manejo de la cosa pública, pero que todavía los hay, los hay.

¿Dónde quedaron las banderas de los principios ideológicos, la lealtad y la disciplina de los partidos políticos? ¿Quedaron rotas en medio del surgimiento de nuevas y mejores alternativas políticas? Lo cierto es que en el horizonte político se avizoran“Nuevos tiempos para el Putumayo”.

Las causas habría que buscarlas en la necesidad de replantear el rol o papel que juegan los partidos políticos en el Estado y enun medio cada vez más globalizante, pero también, en la urgente necesidad de fortalecer la participación ciudadana en la toma de decisiones importantes para la vida de los pueblos, como las elección para cámara y senado que se nos avecinan.

El voto que el 9 de marzo próximo los putumayenses van a depositar en las urnas, es decisivo para el departamento y sus habitantes, se va a elegir a quienes los representarán en un escenario donde se toman las decisiones más importantes para la vida de los colombianos.

Lo anterior compromete a los ciudadanos putumayenses para queejerzan su derecho a elegir con mucha responsabilidad, puesto que lo que está en juego es su desarrollo y bienestar. El voto (con v corta) no es para botarlo (con b larga) o desperdiciarlo. El voto es la más valiosa acción o inversión que puede hacer el ciudadano pensando en el beneficio social y comunitario.

“Putumayo somos todos”, no dos o tres que se apropian, a nombre de los partidos, de la administración pública para ponerla al servicio de sus intereses personales y de un pequeño grupo de sus allegados.

Una decisión tan seria, como votar para elegir a quien va a representar al Putumayo, no se puede tomar a la ligera a partir de criterios subjetivos. Hay que pensar y repensar, apreciar los pros y los contras, comparar resultados del desempeño de cada candidato, analizar sus propuestas, percibir su convicción, compromiso, seriedad y sinceridad. No es fácil puesto que el medio se satura de promesas, hipocresías, engaños, trampas y manipulación.

Hay que preguntarse y tratar de responder objetivamente el desempeño y los resultados de la gestión de los actuales representantes a la cámara ¿Qué hicieron? ¿Qué dejaron de hacer? ¿Lo que hicieron realmente le sirvió al Putumayo? o ¿Fue más el beneficio personal logrado que el beneficio social y comunitario? ¿Cumplieron o no lo prometido?

La decisión está del lado de los electores. Grave error se cometería al votar por alguno o algunos que llegaron a la Cámara de Representantes para auto representarse y representar los intereses de un reducido grupo de sus seguidores que asfixian y retrasan el desarrollo y bienestar de todo un pueblo.
En tiempo de elecciones hay que recordar y reconocer los excelentes resultados de la gestión política y administrativa de destacados dirigentes políticos que deberían estar en la Cámara de Representantes y que hoy no lo están por circunstancias coyunturales diferentes a su capacidad legislar, realizar control político o gestionar.

Siendo justos y pensando en Putumayo, el próximo 9 de marzo, dirigentes políticos como Orlando Guerra de la Rosa, ex-parlamentario, gestionador eficiente y eficaz al servicio de los putumayenses,hijo adoptivo cercano a las bases populares, merecen el respaldo de las mayorías para ocupar una curul en la Cámara de Representantes.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

5 Respuestas a "Nuevos tiempos para el Putumayo"

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar