Aquellos juguetes de hojalata de antaño

image001Por: John Montilla.

No importa el material que haya acompañado nuestra infancia: Hojalata, porcelana, madera, caucho, plástico, etc. Todas las infancias y todos los juguetes están emparentados.

A propósito de la época navideña, en una reciente conversación con algunos personas adultas. Nos pusimos a charlar sobre la temática del proceso de evolución tanto de de los juegos como de los juguetes, particularmente en cierto momento la charla se centró en unos viejos juguetes de hojalata de hace unas décadas.

image005Algunos de mis interlocutores, refirieron con nostalgia los maravillosos
momentos que habían pasado con esos juguetes que sus padres les habían obsequiado. Por ejemplo, dijeron que eran unos carritos que se podían manipular de muchas maneras, y que gran parte de la diversión consistía en ponerse a elaborar carreteras en la arena, construir puentes, y pueblos por los que circulaban los vehículos de hojalata, ya sea empujados o jalados por una cuerda y llevando materiales como arena, piedras, palos, y cuanto elemento se les podía poner encima.

Esta conversación me motivo a tratar de averiguar un poco más sobre aquellos juguetes de hojalata de antaño; pero fue muy poco lo que pude conseguir; en primer lugar se dice que la antiguas fábricas de “Juguetes Navidad y Juguetes Búfalo” desaparecieron; alguien refiere que:”ya no existen desde hace aproximadamente 20 años, debido a su supuesta peligrosidad (nunca supe de alguien que se hubiera lastimado por jugar con esos ya desaparecidos juguetes) y a la competencia de los juguetes de plástico, que hicieron quebrar a estas compañías. Otra persona dice que hoy los juguetes de hojalata se consiguen en los mercados de pulgas de las diferentes ciudades de Colombia, pero son muy escasos y conseguirlos en buen estado es complicado.

image004En un blog particular, alguien más se refiere así sobre el tema: “Voy a publicar las siguientes imágenes con algo de rabia, impotencia, desconsuelo. Las muestro un poco a regañadientes. De todas maneras aquí las dejo. ¿Y por qué esos sentimientos?… Porque no son míos esos carritos, y a mí me fascinan.
El afortunado dueño de ellos dice que son : “Parte de la pequeña colección que le ha costado reunir en más de dos años de ires y venires, los domingos, al mercado de las pulgas -ya que son muy difíciles de conseguir-.”

Otras personas igualmente expresan un dejo de nostalgia y emoción al contemplar años después las imágenes de los ya olvidados juguetes de hojalata: “me emociona verlos… yo tuve varios de esos en casa… que buenos recuerdos… me hiciste recordar mi niñez. (G. Morales); “Que juguetes tan bacanos, yo también tenía el carro tanque, la volqueta y el camión de carga lástima que los perdí debido a los trasteos por el cambio de casa” (C. López); “No puedo expresar más que buenos recuerdos de esos hermosos carros todavía tengo dos y los amo” (R. G), Y otro lo expresa simplemente con una clásica y melancólica onomatopeya: “Ran ran… raaaaaaannnnnnnn”, (ya sabemos que la actualidad los juguetes vienen con toda clase de sonidos incorporados.)

image003En últimas, no importa el material que haya acompañado nuestra infancia: Hojalata, porcelana, madera, caucho, plástico, etc. Lo importante es que hayamos vivido y disfrutado de ella con la inseparable compañía de los juguetes, al fin de cuentas, “Toda las infancias y todos lo juguetes están emparentados” (L. F. Ferretti)

El mismo Ferretti puntualiza: “si de alguna manera te has sentido identificado con los destellos de estos, mis fuegos de artificios evocadores, estarás de acuerdo que es preciso a toda costa mirar atrás y adelante para recordar y tratar de reconstruir aquel paraíso- de hojalata o de lo que fuera- que tuvimos que abandonar con el maldito estigma de los vellos en el pubis.”
Sobre el tema de las remembranzas, Antoine de Saint Exupery, autor de El Principito, lo sentenció así: “Todas las personas mayores antes han sido niños. Pero pocas de ellas lo recuerdan.”… y tal vez sea por eso que les traigo a la memoria aquellos viejos juguetes de hojalata para que algunos recordemos un pedazo de nuestra época de niñez y de navidades de antaño.

John Montilla:
Esp. Proceso lecto-escritores
Imágenes de juguetes tomadas de Internet

FELIZ NAVIDAD A TODOS MIS AMIGOS LECTORES

 

Share This Post