¡Que no se rasguen las vestiduras!

Jaime Erazo
Jaime Erazo

Que no se rasguen las vestiduras quienes han conducido la colectividad liberal y sus acólitos por las decisiones que han tomado algunos de los más importantes miembros de apoyar a candidatos de otros partidos o colectividades.

Una práctica de hecho

Las adhesiones de miembros de un partido a otro partido, dependiendo de las circunstancias políticas o administrativas,es una práctica de hecho que se viene dandoen el Putumayo desde hace varios años.Así que, como dijo Jesucristo: “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

¿Habrá que recordar?

¿Habrá que recordarle a éstos señores sus apoyos abiertos o velados a candidatos de otros partidos? ¿Habrá que recordar que de dientes para afuera decían apoyar a tal o cual candidato o candidata y por debajo de la mesa hacían totalmente lo contrario? ¿Será que estos “leales” y “honestos” señores y sus acólitos son los indicados para señalar o criticar a los demás?

De derecho a elegir y ser elegido

Los que han tenido la valentía de tomar la decisión de apoyar a uno o a otro candidato de un partido diferenteal que siempre pertenecieron lo hacen en ejercicio de su derecho a elegir y ser elegido.No hay que olvidar que la Constitución lo establece y la ley lo reglamenta.

El mundo ya no es el mismo

El mundo ha cambiado y de igual manera la realidad política y partidista:en Colombia por ejemplo, del bipartidismo pasamos al multipartidismo. Además, universalmente se reconoce que la existencia de varias opciones políticas le hace bien a la democracia. En Colombia no son desconocidos los hechos negativos del bipartidismo y los intentos recientes de imponer el unanimismo.

 La infidelidad de los que más señalan

Cuando es estudia el historial o comportamiento político de quienes más señalan o criticana aquellos que por razones de peso se salieron del feudo y servilismo político al que estaban sometidos durante tantos años,se sorprende encontrar que no han sido tan rectos ni tan leales con el partido al juran pertenecery del que perjuraron a la primera ocasión que se les presento.

Seguro que si se hiciera una lista acompañada de cada una de sus deslealtades, ésta sería interminable. Entonces, cabe preguntarse ¿de cuál lealtad hablan?

Militan en un partido por conveniencia no por convicción

Pero las cosas no se quedan ahí, al escudriñar el porqué de su militancia se descubre que no es su identificación con los principios ideológicos del partido los que los aglutina en torno ala colectividadsino sus intereses burocráticos y económicos. Es muy fácil hallar en el árbol de las vinculaciones y de las contrataciones a sus familiares, a miembros de su círculo más cercano y a sus testaferros tanto en la administración pública o como en los carteles de la contratación. Total, no es la convicción ideológicaeinterés de contribuir a la atención de necesidades y solución de los problemas sociales y comunitarios lo que los mueve a militar en el partido,sino la conveniencia burocrática y económica.

Confiar en la decisión política

Hay que confiar en que la decisión política que tomen los ciudadanos se fundamente en la búsqueda de mejores alternativas y opciones para el desarrollo y bienestar de todos los putumayenses y no en los intereses de unos pocos que se han apropiado de la colectividad para lograr del poder las gabelas que se derivan de su indebido ejercicio.

Lo que conviene

Así que, lo mejor que pueden hacerlos fariseos de nuevo cuño es respetar la decisión de ciudadanos que como ellos también son sujetos de los derechos que les otorga la Constitución Política de Colombia.

Jaime Armando Erazo Villota
Miembro del Colegio Nacional de Periodistas
Seccional Putumayo

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

0 Respuestas a "¡Que no se rasguen las vestiduras!"

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar