El barniz de Pasto, una técnica de artesanía única en el mundo

barniz-pasroPor: María Isabel Magaña para la Agencia Efe.

En las profundidades de la selva del Putumayo, en el sur de Colombia, crece la planta del mopa-mopa, materia prima utilizada por artistas del vecino departamento de Nariño para fabricar artesanías con la técnica del barniz de Pasto, considerada única en el mundo.

Esta técnica fue creada por los indígenas de la región mucho antes de que los españoles conquistaran estas tierras, y era utilizada para impermeabilizar las vasijas y platos que utilizaban para consumir los alimentos, narró a Efe Gladys Obando, miembro de una de las familias de artesanos de mopa-mopa más tradicionales de Pasto.

Cuando los conquistadores vieron la fina resina, que se asemejaba al barniz que ya se utilizaba en España, “decidieron darle el nombre de barniz de Pasto”, agregó Obando.

El proceso es complejo y necesita de tiempo. En primer lugar, los recolectores de la planta deben adentrarse en la selva unos 10 días para conseguir las hojas de mopa-mopa (Elaeagia pastoensis), una tarea a veces desmotivadora e incluso arriesgada.

“Cuando mi papá se adentra en la selva con sus amigos muchas veces ve que los arbustos han sido cortados; en otras ocasiones se encuentran con la guerrilla y tienen que salir corriendo”, expresó Obando.

Una vez recogidas las hojas con las semillas, se deben cocinar, moler y refinar para obtener una resina sin impurezas, que luego será teñida con anilinas naturales para darle color y finalmente será estirada hasta que obtenga un grosor similar al de una hoja de papel.

“No hay una mejor forma de estirar la resina que de la manera artesanal: dos personas la toman con la boca y las manos, y la van estirando poco a poco”, describe Obando.

“La gente a veces cree que esto es pintado a mano, pero la verdad es que cada línea o figura que se ve ha sido cortada y pegada a mano”, dijo esta artesana y madre, que administra el local en donde venden las artesanías.Una vez las finas piezas de colores están listas, los artesanos empiezas a cortarlas con la ayuda de un bisturí para formar figuritas que luego aplican a las maderas que van a decorar.

En la familia Obando ya son seis las generaciones que se han dedicado a perfeccionar e impulsar la técnica del mopa-mopa.

“Fuimos nosotros los que inventamos las figuritas de animales y personas, además del paisajismo en las decoraciones”, aseguró Obando.

Esta tradición los ha hecho merecedores de varios premios, entre los que se destaca el Lápiz de Acero, un galardón al diseño por su trabajo “Volcán Galeras” y la medalla Maestro de Maestros que le otorgó en 2012 Artesanías de Colombia a José María Obando, padre de Gladys, por su “destacable trayectoria en el trabajo del barniz”.

Y aunque la ciudad de Pasto es cuna de técnicas de decoración únicas, como el enchapado en tamo, que se hace con pequeñas fibras vegetales de colores, la marroquinería e incluso la talla en madera, la familia Obando asegura que el barniz de Pasto “no se compara con ninguna”.

“Han tratado de sembrar las plantas en otros lugares, como Canadá y Estados Unidos, pero el arbusto solo se da en Colombia”, dijo Obando quien aseguró que sólo allí tiene todas las condiciones ambientales que necesita el mopa-mopa para crecer.

Es por esto que el Gobierno Nacional ha dado a esta artesanía la denominación de origen que la reconoce como única en el mundo.

Para Gladys Obando es un honor poder continuar con esta tradición, que, como le aseguró a un embajador chino cuando visitó el taller, “nunca podrá ser ‘made in China’”.

DE MARIAISABELMAGANA

http://mariaisabelmagana.wordpress.com/2013/12/16/el-barniz-de-pasto-una-tecnica-de-artesania-unica-en-el-mundo/

Share This Post