Una medida que no se cumple

image002Por: Claudio Gomajoa.

Conductores, propietarios de vehículos, han manifestado que en algunas estaciones de gasolina del municipio de Orito, no llega la gasolina subsidiada, en ningún tiempo, por consiguiente se compra la gasolina más cara del bajo Putumayo, lo cual se ven obligados a utilizar gasolina Ecuatoriana para sus vehículos, la cual ya revendida se la consigue por el valor de $. 7.000 pesos, lo que significa un ahorro representativo.

En esta surtidora los conductores preguntan al empleado de turno, sobre la gasolina subsidiada y la respuesta es que los congresistas no han hecho nada, para esta medida, la respuesta se la dejamos a nuestros lectores.

Surtidoras de gasolina de Orito, no venden gasolina subsidiada.

En estas circunstancias el negocio del contrabando de gasolina en la frontera sigue siendo uno de los mejores, por cuanto un galón de gasolina en el lado Ecuatoriano, tiene un valor de 2 dólares, aproximadamente $.4.000 pesos colombianos.

Todo esto sucede porque no hay un control de precios, pesas y medidas.
Pero algo más sobre este combustible.

Cómo ahorrar gasolina

  1. Gasolina más barata: Encuentre la estación de gasolina con la gasolina más barata (aunque esto no se aplica en mercados donde la industria es estatal y fuertemente controlada por el gobierno como México, Uruguay, Venezuela y Rusia, entre otros países).
  2. Repostar por la mañana: Es mucho más eficiente llenar el depósito o tanque de gasolina por la mañana, ya que el frío hace que la densidad de la gasolina sea ligeramente mayor. Así podrá ahorrar gasolina. Debido a que la densidad es inversamente proporcional al volumen, de esta forma logrará depositar más gasolina. El punto número 2 no está demostrado, para empezar un depósito subterráneo no altera su temperatura a lo largo del día. Así que su densidad no se verá variada. Además, teniendo en cuenta el cambio relativo a la temperatura en la densidad del combustible, su oscilación en el volumen es mínima.
  3. Evite altas velocidades: Por ejemplo, conducir a 100 km/h frente a 130 km/h le permite ahorrar un 15% en el consumo de gasolina.
  4. No acelere o frene bruscamente: Acelerar y frenar suavemente le permite ahorrar hasta un 20% de gasolina.
  5. Revise la presión de los neumáticos: Vigile la presión del aire de los neumáticos, manténgalos inflados a la presión correcta. Un solo neumático de su coche inflado 2 PSI menos de lo recomendado, puede incrementar un 1% el consumo de gasolina.

Gasolina con plomo

A partir de los años 20 y como consecuencia de los mayores requerimientos de los motores de explosión, derivados del aumento de compresión para mejorar su rendimiento, se inicia el uso de compuestos para aumentar su octanaje a base de plomo (Pb) y manganeso (Mn) en las gasolinas. El uso de antidetonantes a base de plomo y manganeso en las gasolinas obedece principalmente a que no hay forma más barata de incrementar el octanaje en las gasolinas que usando compuestos de ellos (Tetraetilo de Plomo -TMP- y a base de manganeso conocido por sus siglas en inglés como MMT) comparando con los costos que conllevan las instalaciones que producen componentes de alto octanaje (reformación de naftas, desintegración catalítica, isomerización, alqui-lación, producción de éteres-MTBE, TAME-, etc.).

A partir de los años 70, el uso de puestos de plomo en las gasolinas tenía dos razones: la primera, era la comentada de alcanzar el octanaje requerido por los motores con mayor relación de compresión y la segunda proteger los motores contra el fenómeno denominado Recesión del Asiento de las Válvulas de Escape (Exhaust Valve Seat Recession, EVSR) junto a la labor lubricante que el plomo ejerce en la parte alta del cilindro (pistón, camisa, segmentos y asientos de válvula).

Pistola despachadora surtiendo gasolina

Efectos negativos del plomo en la gasolina

Los metales pesados (plomo, manganeso, mercurio, cadmio, etc.) resultan perniciosos tanto para el medio ambiente como para la salud humana. Se fijan en los tejidos llegando a desencadenar procesos mutagénicos en las células.
Desde el punto de vista de la salud, la presencia de plomo en el aire que respiramos tiene diferentes efectos en función de la concentración presente y del tiempo a que se esté expuesto. Algunos de sus principales efectos clínicos, detectados por el envenenamiento agudo con plomo, son interferencia en la síntesis de la hemoglobina, anemia, problemas en el riñón, bazo e hígado, así como afectación del sistema nervioso, los cuales se pueden manifestar cuando se detectan concentraciones por encima de 60 mg de Pb por cada 100 mililitros de sangre.

En los años 70, ante los graves problemas de deterioro ambiental del planeta y su impacto sobre los seres humanos que lo habitan, los gobiernos de los países iniciaron una serie de acciones para detener y prevenir esta problemática ambiental. Se impusieron leyes cuyo fin consistió en reducir paulatinamente el uso de aditivos basados en plomo y manganeso de las gasolinas. Las empresas petroleras se vieron obligadas a desarrollar nuevas gasolinas de mayor octanaje sin el uso del plomo o el manganeso. Por otro lado, los fabricantes de motores, tuvieron que empezar a utilizar materiales más resistentes que no dependiesen de la lubricación del plomo para su mejor conservación (en concreto la mejora de la resistencia de los asientos de las válvulas).

Además, para reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera se empezaron a utilizar catalizadores, los cuales se destruyen rápida e irremediablemente con el plomo haciéndolos incompatibles.

Share This Post