Otra visión sobre la revocatoria del mandato en Santiago

131007 jaimerazo
Jaime Erazo –
Columunista

Para enriquecer la visión sobre el proceso de revocatoria del mandato del alcalde del municipio de Santiago, conviene analizarse desde otros ángulos o perspectivas.

La visión oficial

Una inmensa mayoría de putumayenses, por diferentes programas de comunicación radial, conocieron ampliamente una de esas visiones que se enfocó más en lo personal pues se terminó haciendo una apología al actual alcalde de Santiago, e incluso, de los medios utilizados para evitar que los ciudadanos salieran a votar.

Lo que estuvo en juego

Conviene aclarar que la “revocatoria del mandato” tuvo un trasfondo político, que lo que estuvo en juego fue el poder político administrativo en cabeza del cargo de alcalde municipal y,sobre todo, las ventajas económicas y burocráticas que del ejercicio del poder se derivan.

El fin justifica los medios

Por lo que se conoce, se aplicó al pie de la letra el principio maquiavélico de “el fin justifica los medios” ¿Cuál era el fin? Impedir que los ciudadanos expresaran libremente su voluntad ¿Cuáles fueron los medios utilizados? La contra información, los paseos al Santuario de Las Lajas y al centro turístico y recreacional de Chachagüí, además, otras no muy santas que digamos, entre las que se pueden mencionar:el reparto de licor (aguardiente Norteño), la agresión física (la señora Magnolia Naosel fue brutalmente agredida y como consecuencia hospitalizada) y la de impedir el transporte de votantes pinchando las llantas de los vehículos.

Para que sirvió el proceso

El proceso sirvió para dejaral descubierto las actitudes y comportamientos de viejos zorros electorales que superan ampliamente en engaños o tretas al mítico animal, puesto que, si el zorro de cuatro patas se especializa en cazar cándidas gallinas, el zorro de dos patas se especializa encazar despistados electores o en el peor de los casos en espantar a los indecisos.

La perversa creatividad desplegada por la oligarquía municipal y departamental, además de macondiana, es digna del rechazo y de la denuncia pública.

Otro análisis de los resultados

Si se analizan los resultados, la inconformidad existente en el pueblo de Santiago en relación con su alcalde es alta, los 1.078 votos representan una tercera parte de los 3.204 votos que lo eligieron en el 2011.

Más aún, los 19 votos por el NO dicen mucho y ponen en entredicho los pronunciamientos triunfalistas de sus partidarios. Lo ideal hubiera sido que por el NO votaran 2.126 que es la diferencia con la votación que eligió al actual acalde o 4.524 que es la diferencia con los ciudadanos habilitados en el censo electoral para votar. Tal parece que quien ganó fue de demoledora maquinaria oficial al servicio la oligarquía municipal y departamental.

¿Ahora que sigue?

¿Ahora qué sigue? ¿Garrote para quienes tuvieron el valor cívico de expresar su decisión por el NO? ¿Será que el alcalde tiene la madurez política suficiente para replantear su quehacer político administrativo y realizar los ajustes pertinentes para garantizar la representatividad social y darle cumplimiento a su programa de gobierno?,son preguntas que se hacen los putumayenses.El pueblo de Santiago y del Putumayo espera que la sensatez, la madurez política y el interés social primen sobre insensatez, la inmadurez política y el interés particular.

Jaime Armando Erazo Villota
Miembro del Colegio Nacional de Periodistas
Seccional Putumayo

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar