El mejor regalo de cumpleaños del mundo

image001Por: John Montilla

Crónica de un niño común y corriente, de buen desempeño escolar, amable y respetuoso con los demás; poseedor de un carisma que le había hecho ganar muchos amigos propios de su edad; y a quien de repente le cambió drásticamente la vida a raíz de una desgracia familiar.

Por razones que desconozco, este jovencito perdió la mitad idéntica de su vida; es decir, se le murió un hermano gemelo y desde entonces su vida sufrió un giro de ciento ochenta grados; y ese muchacho dejó de ser la persona sonriente y amigable que sus más allegados conocían: La alegría desapareció de su rostro, entró en un encierro tanto sicológico como físico, ya que se la pasaba encerrado en casa y sin hablar con nadie. Dejó de salir a la calle con lo cual se alejó de sus buenas amistades y se quedó sin su vida social. Pasó a un total estado de ensimismamiento, hasta casi llegar a convertirse “en un objeto más de la casa”. Según cuenta una de sus hermanas.

El único vestigio de su existencia en su hogar, era que aún, escasamente le pedía la bendición a su madre, pero con el pasar de los días este hábito de respeto, paulatinamente fue desapareciendo, hasta que llegó un momento en que volvió a salir otra vez de casa, y se lo empezó a ver junto a un par de jóvenes, de quienes en su barrio no se tenían buenos comentarios, y a su familia les llegó el rumor de que no eran una buena amistad por cuanto se decía de ellos que llevaban una vida libertina y de consumo de drogas.

Luego su familia se dio cuenta que lo iban perdiendo, ya que se volvió huraño y grosero; según cuenta uno de sus familiares: “Con mi hermano ya no se podía; si le decíamos que se aleje de esos muchachos, era perder el tiempo porque no nos hacía caso y además reaccionaba de forma ofensiva”. Y desde entonces comenzó a llegar tarde a la casa; ya que ahora salía todos los días temprano y llegaba muy entrada la noche, y a veces llegaba, comía y volvía a salir. Todas estas circunstancias hicieron que al final la relación con su familia cambiara de manera radical.

De un momento a otro se volvió más agresivo y grosero en su trato. Cuenta una de sus hermanas: “A mí no me podía ni ver, porque hasta mirarme le molestaba”. Es decir que su comportamiento empeoró de forma muy visible. Ahora se hacía notar en la casa, pero por sus gritos e insultos con los que siempre contestaba, ya que se había vuelto muy rebelde y violento, hasta el grado que hacía llorar a su madre con esta mala actitud. Ya que nunca estaba de buen humor; y en los días que se notaba que había consumido drogas eran mucho peores para todos ellos, pues intentaba agredir a la gente de la casa ya sea con palabras o de forma física. Tristemente señala su hermana: “Pasó de ser un vegetal para convertirse en el temor de la casa”.

image002Esta crítica situación familiar pasó del plano personal al de desquitarse con las pertenencias; ya que cuando se enojaba o no le prestaban atención, aparte de gritar e insultar empezaba a desquitarse con las cosas. Me cuenta su hermana: “Cuando se molestaba por algo conmigo y yo no estaba en casa, cogía mi armario, mi ropa y lo volvía un desastre, en varias ocasiones llegué a casa y encontré mi ropa tirada por todo el cuarto”. “Mis cosas personales hechas nada”. “La ropa mas nueva pisoteada”. “Nunca podíamos dejar nada de dinero en casa, ya que siempre se perdía lo poco que guardábamos”. “Y no podíamos ni atrevernos a mencionar que había sido él porque se alborotaba y armaba tremendos escándalos”.

Para complicar aún más el estado de las cosas; meses después consiguió una novia a quien luego llevó a su casa. Así describe este capítulo la hermana: “Los primeros días la muchacha era muy bien, ayudaba en algo en los quehaceres del hogar y era muy atenta, pero luego al percatarse del caos familiar que reinaba dejó de colaborar”. Y entonces al igual que el hijo descarriado sólo esperaban que los atendiera la abnegada madre. Con el paso de los días la intrusa hasta insolente se volvió y lo qué es más ninguno aportaba con los gastos de la casa; pero eso sí, la sin igual pareja tenía la desfachatez de aguardar a ser atendidos por las mujeres que bregaban por traer algo al hogar.

Por si algo más podía faltar a este drama familiar, meses después apareció otra muchacha diciendo que estaba embarazada y que el joven protagonista de este relato era el padre. Por supuesto que él negó esa responsabilidad y lamentablemente cuando la niña nació, a pesar de una prueba de sangre contundente que certificaba que él era su progenitor, la criatura sufrió los desprecios de su padre. Dice uno de sus familiares: “Nada valió para que la viera de manera diferente y con tanto problema en el hogar nadie de la familia se atrevía a reconocerla como tal.” Ya que, según ellos nunca tuvo un noviazgo formal con la madre de la bebé, hasta el punto de decir que ni siquiera sabían que existía, sino hasta el día que se presentó en la casa.

Este drama familiar ya iba llegando a cuatro años largos de lamentables sucesos; incluida la víspera de uno más de los cumpleaños de nuestro tristemente célebre personaje, quien llegó esa noche como siempre de mal humor y con su vocabulario hiriente por delante. Cosa a la que por desgracia su familia ya se estaba acostumbrando. Pero a la mañana siguiente; día de su CUMPLEAÑOS; sucedió el milagro, cuenta su hermana: “Al iniciar el día recuerdo que se levantó temprano y fue a saludar a mi mama a la cama con un abrazo y un beso.” Un acto inesperado después de meses sin ningún gesto de cariño con nadie en el hogar.

Luego el joven salió del cuarto de su mamá y al rato regresó y se pusieron a conversar. Y de repente se puso de rodillas ante su madre y le pidió que lo perdonara por todo su mal comportamiento de los últimos años: “Le dijo que la quería mucho y que ella era la persona más importante de su vida, que le prometía que desde ese día las cosas cambiarían”. Continúa el relato su hermana: “Para mi mamá, como para todos era increíble que él estuviese hablando en serio, pero cuando estaba hablando con ella se miraba tan real su decisión que a todos nos tenía completamente sorprendidos”.

Entonces para sorpresa de su familia, el joven se desprendió de un bolso canguro que siempre solía llevar consigo y en el que acostumbraba a llevar sus dosis de vicio. Le entrego ese objeto a su mamá, y le pidió que lo echara al fuego como primera prueba de que sus palabras eran totalmente sinceras.

Su desconcertada hermana luego refiere: “Él nunca me demostraba aprecio y menos hablaba conmigo, pero ese día me abrazó, me pidió perdón y me dio un beso en la frente y me dijo que yo era un orgullo para él.” ella continúa la narración emocionada: “Él me habló y me aconsejó, me dijo que no teníamos que guardar rencores y menos andar peleando entre hermanos ya que eso le afectaba a nuestra madre más que a cualquiera.”

Su hermana prosigue narrando: “Me dijo que siguiera juiciosa estudiando que no hiciera lo que él hizo, desperdiciar parte de su juventud en cosas tan dañinas como las que había hecho; además ese mismo día fue y llamó a mi hermano mayor con el que no hablaba desde que su hermano gemelo falleció, le pidió disculpas por todo y le dijo que quería que viniera para hablar con él personalmente, ese memorable día de su cumpleaños habló con todos los hermanos y a todos les dijo lo mismo que me digo a mi.”

La dichosa hermana, muy emocionada me sigue contando: “Mi mamá y yo no sabíamos que hacer; lo único que hicimos fue ponernos a llorar de la alegría y darle gracias a Dios por todo lo que estábamos presenciando.” El hermano e hijo que creían perdido había decidido milagrosamente salir de su infierno para regresar al seno de su hogar. Desde ese día nunca más se le volvió a ver con un bolso canguro, y al salir o entrar de casa le da un beso a su madre e igualmente cuando se despide de la hermana lo hace con un beso cariñoso.

Con respecto a la hija que había tristemente despreciado; desde el momento de su cambio, había ido a visitarla; y ahora la lleva a su casa, pasa los fines de semana con ella y hasta la llevan a quedarse donde la familia. La hermana concluye: “Aquel que era mi dolor frecuente, mi martirio, mi desilusión; se convirtió en mi mayor orgullo después de mi madre. Él me demostró, que así como nada es para siempre; detrás de todo problema y dificultad hay un Dios que espera a que las cosas estén visiblemente irreversibles para demostrar que él existe.

image004En lo que a mí respecta; puedo afirmar sin temor a equivocarme, que este milagro de la vida, es el mejor auto regalo de cumpleaños del mundo del que haya tenido hasta ahora noticia: El homenajeado trajo un sublime regalo para compartir con toda su familia.

NOTA
De todo corazón agradezco a la persona que como regalo de cumpleaños me compartió esta historia de vida.

John Montilla.
Esp. Procesos lecto-escritores.

 

 

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

3 Respuestas a "El mejor regalo de cumpleaños del mundo"

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar