Los Recuerdos de un Gran Hombre

Gerardo Franco Sánchez Narváez
Gerardo Franco Sánchez Narváez

Víctor Isaias Guerrero Urrutia nació el 4 de Julio de 1929 en la ciudad de Mocoa y murió en la misma ciudad el 13 de Agosto de 2013.

Mucho se ha hablado de él por lo importante que fue, pero hoy faltando muy pocos días para cumplir dos meses de su fallecimiento vamos a tomar a grandes rasgos tres tópicos de su vida: El de médico, el de político y el de intelectual.

El médico Víctor como se lo conocía, cursó sus estudios de primaria en la Escuela Urbana de Varones de Mocoa y seis años de secundaria en ese tiempo en el Liceo de la Universidad del Cauca, para luego graduarse de Médico Cirujano en la Universidad Nacional de Colombia. En 1958 fue Director de Salud Pública del Putumayo y de esa fecha para acá se quedó sirviendo como Galeno a las gentes del Departamento. Si era necesario se desplazaba a pié, o a caballo o en carro a las veredas para atender a los pacientes o ellos venían a su casa a veces de otras ciudades. Los examinaba, les formulaba los medicamentos y si eran pobres les regalaba las muestras que le obsequiaban los laboratorios y si los notaba muy pobres les obsequiaba dinero para que los compren. Digno heredero de Hipócrates, el padre de la medicina.

Siendo médico ingresó al campo de la política. Fue el primer representante a la Cámara por el partido liberal entre los años 1974 y 1978 y luego fue suplente del Senador Ernesto Velásquez Salazar. Para conversar sobre política llamaba a sus amigos por el diminutivo: Alvarito, Lolito, Edgitar, Chalito, Julito. Se le dificultaba llamarlo de la misma forma al médico Tito, uno de los sobrinos que estimaba. A Gerardito le presentaba inquietudes muy válidas. Ud. como conservador y yo como liberal qué vamos a hacer con el tarjetón, si la gente está acostumbrada a depositar su papeleta en la urna. Se va a presentar mayor abstención, habrá gran cantidad de votos nulos y otros sin marcar. No estaba equivocado. Han pasado varias elecciones y en la consulta del domingo aparecieron 503 votos nulos y mas de 100 sin marcar.
Pero a veces el diálogo lo hacía ameno trayendo a colación lo del Cura sectario. Contaba que en la misa del día domingo un Cura después de explicar el Evangelio se dirigió a los asistentes y les informo: Tenía 40 gallinas en el corral. Anoche me robaron 20. Eso tienen que haberlo hecho los conservadores porque si hubieran sido los liberales se llevaban todas 40.

En un momento dado suspendía el tema político y con una habilidad sorprendente y un léxico maravilloso daba tratamiento a la mitología Griega, que la había leido varias veces a cabalidad. Se sabía los doce nombres de los dioses del Olimpo con sus poderes que vivían en el monte Olimpo, la montaña mas alta de Grecia. Se permitía compararla con su propiedad de Junín de donde se podía divisar Mocoa, con una sola diferencia en el Olimpo habia una sola Afrodita, la diosa del amor y en Junín habían varias.

Fue un personaje que nos dejó un legado. Mas cuidado para los pobres.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

29 Respuestas a "Los Recuerdos de un Gran Hombre"

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar