El venenoso “gota a gota”

130620 solarteTuve la oportunidad de conversar con uno de los prestamistas que trabajan con el sistema gota a gota en El Restrepo, uno de los sectores más populares de Bogotá. Mi fuente se especializó en los comerciantes de calzado y diariamente recorre las calles de este populoso barrio recogiendo las cuotas pactadas.

Aún no salgo de mi asombro. Sabía que este sistema era costoso, pero nunca imaginé que tanto. El negocio funciona así: el crédito tiene “en teoría” un costo de 10% mensual y normalmente se pacta un plazo de 40 días hábiles para pago diario.

Ricardo Solarte Ojeda @ricardosolarte
Ricardo Solarte Ojeda
@ricardosolarte

Veamos un ejemplo: una persona pide prestado 1 millón de pesos. El prestamista se los da y enseguida pactan una cuota diaria de 30 mil pesos en los siguientes 40 días hábiles. Esto suma, al final del crédito 1 millón 200 mil pesos.

En teoría quien toma el crédito piensa que el interés que está pagando es de 10% mensual. Sin embargo, no ha sacado las cuentas que el prestamista sí las tiene bien claras. Y es que si al siguiente día en que la persona recibe su millón de pesos, ya debe pagar los primeros 30 mil pesos. Eso significa que su capital se redujo: ya no tiene 1 millón de pesos, sino 970 mil pesos. De esta manera el interés se va incrementando cada día en un pequeño porcentaje.

Esto hace que al final del crédito, la persona pague un interés del 33% mensual. A vuelo de pájaro, y sumando cada mes, el costo de ese crédito sería de 396% efectivo anual. ¿Absurdo no?

Ahora veamos el costo de ese mismo millón de pesos en el sector financiero formal. La tasa de microcrédito permitida por la Superfinanciera es de 36.63% efectivo anual. Ojo, este costo es anual. Si se divide en costo mensual no superaría el 4% mes vencido. ¿Qué tal?

Aunque parezca abogado del diablo, hay que reconocer que en cualquier caso es mucho más barato adquirir deuda con la banca que con el prestamista.

Una de las excusas que ponían los microempresarios era la dificultad para acceder al crédito. Eso ha cambiado, hay entidades especializadas en el sector que se están esforzando por ser oportunas y de esta manera atender la necesidad de liquidez de manera inmediata.

Gota a gota, así se desangra el microempresario sin darse cuenta. Lo más grave del caso es que quien cae en este sistema normalmente desarrolla una adición al mismo de la que es muy difícil salir. Por eso, la banca debe seguir dándose el lapo para ser más oportuna en atender las necesidades de liquidez de los más pequeños, y acabar de una vez por todas con este flagelo.

– 
Ricardo Solarte Ojeda
Periodista especializado en Economía y Negocios
Seguir a Ricardo Solarte en
Twitter: www.twitter.com/ricardosolarte

Share This Post

8 Comments - Write a Comment

  1. y si le agregamos que si usted queda mal no paga, sufre las consecuencias usted o un familiar suyo, con su muerte pero paga porque paga y los prestamistas como manejan el dinero quedan libres y les piden escusas las autoridades por haberlos puesto presos algun dia, aqui tenemos un caso y el prestamista esta libre en el mismo negocio. acuerdense a quien cogieron hace unos meses con las manos en la masa en la notaria unica del puerto y esta libre. en el mismo negocio.

  2. Muy buen apunte. esto es edificante porque se cree que el gota a gota es la solucion, pero estamos equivocados por no hacer las cuentas claras

  3. Pensé que esta práctica estaba castigada por la ley. Comentario aparte es que aveces la necesidad y/o urgencia tiene cara de perro.

  4. no hay que hacer mas prestamos.

  5. no hay que hacer mas prestamos.

  6. Lo mejor es no endeudarse y aprender a vivir sencillamente.

Comments are closed.