Somos Putumayenses

Adolfo Léon Rojas
Adolfo Léon Rojas

Resulta agradable por esta época pasar por nuestra capital Mocoa, pues todo encuentro por ocasional que sea, gira en torno al proceso electoral que se nos avecina, pero más que eso, el tema principal, cosa rara, ya no es quien o quienes son los de mayor opción a la cámara de representantes, sino la propuesta regional al Senado de la República.

No hay sitio donde no se hable de política y tuve la fortuna de compartir una agradable tertulia, donde afloraron criterios importantes sobre el pro y contra, de la propuesta regional al Senado de la República de un Putumayense.

La verdad, es que las opiniones fueron sumamente interesantes y valen la pena traerlas a esta nota, con el sano propósito que el debate se siga enriqueciendo y, podamos ojalá muy pronto ponernos de acuerdo para no perder esta ocasión, que, ante el pesimismo y optimismo de unos y otros, la idea parece no descabellada.

En esa agradable tertulia, decía uno de nuestros interlocutores y era como la opinión generalizada de los presentes, que no se podía perder de vista la gestión desarrollada por el Representante Rivera en estos ya casi doce años de Congreso; otros, por el contrario, con suficiente razón, argumentaban que hacia fuera brillaba con luz propia, pero hacia el interior del departamento era demasiadamente oscuro, su gestión no se notaba.

En ese agradable tire y afloje de opiniones, uno de los contertulios que había tolerado ya esa larga tertulia sin ofrecer comentario alguno, pidió lo escucháramos de la misma manera como él lo había soportado durante tanto rato, y comenzó por decir, que, el malestar o la inconformidad de unos de unos y otros, por el Senado Regional, era un problema económico y no político, sorprendidos todos, le replicamos a la vez, que eso no era cierto.

Sin pararnos mucha atención, continúo con su disertación diciendo: ¿Cómo no va ser cierto que el problema es económico y no político? Si cada candidato al Senado que viene a la región si no trae plata no saca voto, y esa famoso candidatura que ustedes se están peleando y que entre otras razones no me disgusta, tiene como antecedente que no da plata, es muy tacaño, no obstante va ser Senador con el voto de ustedes o sin el voto de ustedes, porque tiene más votos por fuera que en su propio departamento, los invito más bien a que pensemos como Putumayenses, se paró y nos abandonó sin darnos la oportunidad de replicarlo. Ni la cuenta quiso pagar.

Share This Post

14 Comments - Write a Comment

  1. ADOLFO LEON ROJAS, MI PAISANO DEL ALMA, A VECES ES MEJOR CALLAR, SE GANA MÁS SE PELIGRA MENOS. PERO LO DICHO POR ESTE SEÑOR ES MUY CIERTO, ES MAS TACAÑO QUE PAISA MILLONARIO.

  2. Todas las columnas deberían tener un remate así, una dosis de humor que compense la aplicación conque las leemos. La temporada se presta para que los gorrones de cafetería, amparados en la euforia política, desayunen gratis a costa de los precandidatos y de los políticos de oficio. Estos deben presupuestar una cuenta de "gastos imprevistos" que cubra esos pequeños turumbis tumbis de café con empanadas o buñuelos.

    En los últimos años se ha recortado el lapso de las campañas políticas. Antiguamente arrancaban un año antes, y hasta más. En los últimos años las campañas sólo arrancan, en promedio, 3 meses antes de las elecciones. La razón de este achicamiento es su elevado costo. En el Putumayo -y creo que en toda Colombia- ya nadie pega un afiche si no le pagan, ya nadie hace bulto si no le reconocen el diario. A las relaciones político-elector también llegó la ley de la oferta y la demanda. De eso sólo se libran los candidatos de izquierda, los únicos que cosechan voto de opinión. Los demás, tienen que meterse la mano al bolsillo, o, como en el caso de las tres campañas de Guillermo Rivera, lograr que las financien desde la gobernación, Selvasalud, Dasalud, Secetaría de Educación, Corpoamazonia y Empresa de Energía.

    En este momento sólo se habla de la candidatura al senado de Rivera, y no de los precandidatos a la cámara, poque él se vió obligado a ampliar su calendario proselitista, por varias razones: 1) Porque ya no va a competir contra 8 candidatos a la cámara, sino contra más de 500 candidatos al senado, lo que le exigió adelantar un año su campaña. 2) Porque su imagen política está muy deteriorada por el manejo que le ha dado al partido liberal del Putumayo, y por los garrafales errores que cometió en las últimas elecciones, lo que lo obliga a una larga labor de reconstrucción de imagen. 3) Porque ya no tiene la gobernación, ni las instituciones ni las alcaldías de antes, de donde salía el dinero de sus campañas.

    Es fácil prever el drama psicológico-financiero que se debe estar librando en el cerebro de Rivera. ¿Cómo conciliar su legendaria tacañez con los costos de una campaña que -así como están las cosas- tiene que financiar con sus propios ahorros? Debe estar rumorando como Hamlet: "to be or no to be, that is the question". Pero no, en su mente no hay conflicto, ya tiene la solución: el barato y generoso voto de opinión regionalista. Se debe estar relamiendo con esos votos regionalistas que le dieron el triunfo al gobernador.

    Entre tanto, los precandidatos liberales a la cámara, pelados como están, tienen que posponer su lanzamiento, para evitar que contertulios como el que describe Adolfo León, se les sienten en la mesa, y para evitar que Rivera los ponga a cargar los ladrillos de su campaña.

  3. Sin duda alguna, y lo seguiré diciendo, esta es la mejor oportunidad que tiene el Putumayo para tener su propio senador. Claro, este tiene fama de "tacaño", pero creo que e realidad los que no quieren que quede son aquellos que se convierten en mercenarios electoreros que viven de ese agosto vendiéndole a candidatos de otras regiones los votos de su región, mediante engaños a la gente. Claro hay más de un candidato de afuera que le han metido gato por liebrey otros que sin haber pisado el Putumayo lograron más de 5.000 votos. Pero en el caso de Guillermo, apoyarlo es una cuestión de orgullo e interés departamental. No quedaría bien el Putumayo si Guillermo sale más con los votos de afuera que de su propia tierra, por causa de esos rencores e intereses particulares que se venden al mejor postor.

    1. Uyyy que haremos con su santidad……

    2. Guillermo rivera que hombre tan transparente… Cuando los liberales perdieron la gobernacion le aquien le adjudicaron la culpa como se puede cambiar los conceptos cuando hay intereses de por medio viva el putumayo.

    3. Creo que tiene razón Carlos Alberto, Le podemos criticar muchas cosas a Rivera, pero la lógica dice que en lo que pueda ayudará mas a su tierra que quienes no son originarios de aquí. Sea quienes sean tendremos 2 representantes, tenemos la oportunidad de tener un senador, aprovechemos, algo bueno puede dejarnos. Peor que tener senadores de otros departamentos no puede ser.

  4. A estos dos no les cree ni la familia ni amigos…hay que darle muerte politica..y a la gente que deje de ser tan guevones y se dejen de quejar siempre…pq vuelven y los eligen…no mas errores

  5. eso es cierto este Rivera ni ala familia le ayuda..que van a esperar la demás gente..lo mismo a Orlando Guerra que nos metio el cuento chimbo de el oxigeno y el aire..no hicieron nada…no olvidemos eso…a estos dos ..suerte es que le digo

Comments are closed.