Sobre propuesta del parlamentario Guillermo Rivera Flórez

Que bien que el representante Guillermo Rivera Flórez, cabeza visible de un importante sector del liberalismo y aspirante al senado de la república para el periodo 2014-2018, en aras de lograr un clima favorable para el desarrollo de las campañas políticas que comienzan a despegar con miras a las elecciones del mes de marzo del 2014, proponga hacer de la política un espacio para el encuentro.

Jaime Erazo - Columnista. CNP Putumayo
Jaime Erazo – Columnista. CNP Putumayo

En su artículo publicado en la página web miputumayo.com.co, después de definir política y dar algunos ejemplos, presenta algunas consideraciones que dejan entrever los motivadores de su propuesta que textualmente dice lo siguiente: nuestra invitación es a que hagamos política, es decir a que interactuemos alrededor de ideas, argumentos y propuestas sobre el futuro colectivo de los putumayenses. Un empeño de esas características se puede hacer de frente, a nombre propio, sin necesidad de esconderse detrás de un anónimo, ni siquiera de un seudónimo, sin necesidad de considerarnos enemigos, sin necesidad de intrigar, sin necesidad de desafiarnos.”

En párrafo siguiente concreta su propuesta y los elementos que la caracterizarían:“Sería muy interesante que todos los dirigentes y sus seguidores, sin excepción, y empiezo por ofrecer mi compromiso, nos pusiéramos de acuerdo en hacer de la contienda política que se avecina, un espacio de encuentro en el que la amabilidad y el respeto se constituyan en el sello característico y en el que tengan cabida todas las ideas y opiniones por opuestas que sean”.

Termina sosteniendo reafirmando el porqué de la propuesta, acompañada de un invitación final: “la humanidad ha inventado espacios de encuentro para expresar la alegría y el entendimiento, siempre he creído que la política debería ser uno de esos porque finalmente en ella lo que intentamos visualizar es el futuro de todos. Ojalá en el Putumayo nos atreviéramos a una utopía semejante y dejáramos de perder el tiempo enemistándonos, y a veces odiándonos, por cuenta del ejercicio de la política.”

En cuanto al contenido de la propuesta conviene realizar algunas reflexiones:

Primero.-Según lo expuesto por el parlamentario, los comentarios difamantes, groseros, bajos, ruines, denigrantes, realizados en su contra en páginas web y redes sociales, pero de manera particular en el Facebook, hechos por personas que se esconden detrás de páginas y correos electrónicos anónimos, fueron los que lo motivaron a hacer la propuesta de “hacer de la política un espacio para el encuentro”.

Al respecto, se debe aclarar que se ha desatado una guerra sucia en la que también intervienen sus seguidores y simpatizantes. Tanto para los primeros como para los segundos, “las ideas, los argumentos y las propuestas” se acabaron o carecen de ellas. En consecuencia, se dedicaron a regar veneno y a alterar y contaminar el quehacer proselitista en el departamento.

Algo que llama la atención es que después de hablar en singular pasa a hacerlo en plural cuando dice “nuestra invitación”. Con ella da a entender que habla en representación de otros que comparten la propuesta. Bueno sería que algunos de sus seguidores y simpatizantes que disparan injurias y porquerías difamatorias contra quienes no comparten sus propuesta política, atrincherados en las páginas sociales y ocultos detrás de nombres ficticios, también acepten su llamado ya que es a él a quién lo están perjudicando. Por sus graves consecuencias, hay que parar la guerra sucia que se ha iniciado.

En éste sentido, comparto su propuesta ya que en varias ocasiones, por ésta columna de opinión y por la radio, he sostenido que los escritos anónimos son hechos por personas irresponsables que no tienen el valor ni los argumentos para confrontar de manera abierta y civilizada a quienes consideran sus contradictores. Son el resultado de la impotencia de la racionalidad que solo les sirve para alimentar el odio, el resentimiento y morbosidad de un gran número personas que se gozan con la difamación y la deshonra del otro y de los otros. Son escritos que terminan envenenando a toda una sociedad. Personalmente, condeno y rechazo esa práctica antisocial.

Vuelvo a insistir, la situación es preocupante para la democracia y para quienes creen en la democracia, porque alrededor de ella se están generando actitudes intolerantes que desconocen la existencia de la diferencia y tratan de imponer aspiraciones o candidaturas utilizando prácticas antidemocráticas que desdicen de quienes someten sus nombres a consideración de los ciudadanos.

Segundo.-El respeto por el otro y por los otros es fundamental para crear un clima político favorable a la exposición y confrontación de ideas, argumentos y propuestas que permitan intervenir exitosamente la realidad y transformarla. El acuerdo o consenso entre la dirigencia política y la aceptación de ellos por parte de los seguidores y simpatizantes es el camino que se debe seguir más pronto que tarde.

Tercero.-Las utopías, aunque difíciles de realizar, son válidas cuando se conciben como un proyecto político de futuro para superar situaciones indeseadas y conflictivas como las que actualmente aquejan al departamento del Putumayo.

Cuarto.-¿La política podrá ser un espacio para el encuentro?, es una de los interrogantes que se pueden hacer, puesto que en lo que respecta a la política partidista —en la que está en juego el poder—, existen marcadas diferencias que la tornan altamente conflictiva.

No es nada fácil pero vale la pena intentarlo primero con la dirigencia política y posteriormente con la militancia y los simpatizantes a través del fomento de una nueva cultura política en la que las organizaciones de base se constituyan en escuelas de formación y capacitación ciudadana para el análisis de sus condiciones de vida y para la toma de decisiones. Que la participación —entendida como el derecho a comunicar, a proponer, a disentir, a decidir y a compartir—, sea la que permita al ciudadano integrase al juego de la política con sentido de identidad y de creación permanente.

Quinto.- ¿Realmente hacemos política?, es una pregunta pertinente que deberían responder los dirigentes políticos.

Sexto.-Es cierto que el interés individual caracteriza la condición humana, pero se deben buscar los mecanismos o procedimientos para armonizar lo individual con lo colectivo, orientando las decisiones y acciones individuales a la satisfacción de las demandas sociales y, recíprocamente, las demandas sociales conteniendo o englobando los intereses individuales.

Para no caer en señalamientos parcializados o unilaterales, conviene preguntarse: ¿qué tanto de interés individual que de interés colectivo tiene el comportamiento político administrativo de los actuales dirigentes políticos? ¿Será que hay consecuencia entre lo que dicen y lo que hacen? ¿Qué hay detrás del poder? No hay que olvidar que en lo político el interés individual o personal es el que motiva la acción y que todas las acciones, sean ruines o nobles, se basan en el interés personal y que éstas no se pueden negar ni desconocer.

Para finalizar, por lo que se puede observar en las páginas web y en las redes sociales, parece que la propuesta del parlamentario Guillermo Rivera ha tenido eco entre sus seguidores y simpatizantes. Éste hecho es digno de aplaudir y destacar. Ojala que quienes utilizan estos medios para lanzar diatribas en contra del parlamentario y su propuesta política, escondidos en páginas y correos electrónicos anónimos,también procedan de la misma manera.

Los putumayenses esperamos que las páginas web y las redes sociales sirvan para exponer, analizar, disentir, decidir y compartir ideas, argumentos y propuestas que contribuyan a construir localidad, municipio, departamento, región y país.

 
Jaime Armando Erazo Villota
Miembro del Colegio Nacional de Periodistas
Seccional Putumayo

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

8 Respuestas a "Sobre propuesta del parlamentario Guillermo Rivera Flórez"

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar