Lembania, guardiana del universo

Oleo – LEMBANIA 227 x 67 cms
Silvio López
En homenaje a todas Las mujeres del universo, Feliz Día.

Por Silvio López – PUROcuento

En aquellos tiempos cuando yo paraba las ollas por el campo, junto con mi madre y mi padre, con mis hermanos, hermanas, primos y primas, hijos del tío Serrillo, también vivía con nosotros don Agustín y doña Lembania, quienes sacaban la leche de la vaca tumba cuadrada. Ellos vivían en una casita de tabla, con techo de tejas de barro crudo. Eran muy felices con su perro guardián, que les ayudaba a traer y llevar el ganado todos los días. Cuando se ordeñaba las vaquitas cuadradas, me gustaba saborearla espuma tibia de la leche recién sacada de la vaca Jacinta o de la vaca la orejé mocha y en ocasiones se podía morder y combinar su sabor con un rico pedazo de panela de la Manuela, purificada con Balso Negro, que le agregaban a la paila grande donde se descachazabala flor del dulce y el guarapo de hebra verde de la caña Criolla o Piojota, en algunas ocasiones de la caña Guada, pero no de la Brava.

Así pasaba los días la señora Lembania, entregada a su pequeño hogar y a suintimo trabajo, su edad acariciaba cada día una extraña despedida, donde las lloronas no encuentran la ruta de llegada, habían perdido el rumbo de la estrella del Sur y al alma en pena de amor en las noches de luna tierna le han visto borrando con ruda seca los rastros del Tigre León, junto al camino viejo del naranjo chueco.Donde don Serafín, vio arder la guaca, que se sacó don Sofonías, cuando don Agustín y la Señora Lembania se había marchado a la misa del Domingo, donde el Reverendo Tamayo, repartía ostias con ariquipe.

Entonces el guaquero guarapero aprovecho que era la celebración de ramos, donde el sólito podía hacer fiesta en las tierras ajenas del naranjo seco. Cuentan las malas y buenas lenguas de esas tierras, que el guaquero borracho saco un amarradijo de cuero de Chulo, que envolvía una olla de oro puro, del tamaño de un gallinazo blanco, en ese instante el guaquero había escuchado como una anima llorando, también un cimbronazo que tembló la tierra fue de mucho miedo, también había salido del hueco un humo negro mal oliente, azufrado, con sabor a orines de caballo moro y que desde ese entonces aquel hombrecito guaquero se enfermó y se secó como el árbol de naranjo, hasta que cayó a la cama para nunca más levantarse, dicen que se lo llevaron los tíos o el cuñado matador. Algunos de la vereda,señalan que la olla de oro fue puesta en el mismo lugar y que en las noches aun a lo lejos se ve arder en aquel sitio encantado por los duendes del mas allá o del más acá.

Pero una nochetibia, de inquietos luceros, mientras don Sixto Palacios, que el Martes había llegado a la tierra desde Marte, tan sólo había recorrido 55 millones de kilómetros, para encontrase con Lembania y con el Taita Domingo, donde el viernes tenían el encuentro de la ceremonia de la mariposas doradas. Sixto cuentero y ser especial del universo poseía un mensaje para los terrícolas que viven la cueva de los Guacharos y en la chorrera del Indio. El encuentro de los tres seres fue en un lugar sagrado y secreto, caminaron con Sixto unos minutos y llegaron al naranjo seco, donde supuestamente estaba la olla encantada. De pronto desde la montaña de la serpiente Juetiadora se ve un destello de luz y que cada vez es más fuerte, era una luz como de las luciérnagas del río Amazonas, donde viven los Delfines Rosados y las Pirañas Muecas. La luz se acercó al punto donde estaban los tres seres y cuando la luz estuvo en el naranjo, se observó que eran miles de mariposas Doradas, que resplandecían por todos los cielos.

Entonces en un instante todas se posaron, sobre el árbol seco y en un soplo como arte de magia el arbolito volvía ala vida, le crecían más ramitas, las hojitas, flores y muchas naranjas rosadas, naranjas y blancas. Las mariposas se perdían en el tronco del árbolpero este se iluminaba como faro del Mar Negro y las frutas naranjas, se comenzaban a caer, mientras este ritual del universo hacia lo suyo, Lembania, Sixto y Domingo, se abrazaban intensamente y de sus cuerpecitos se encendía una luz verde fluorescente. De repente las naranjas de caían al piso se sumergían en el mismo instante y de la raíz de esplendoroso árbol salía la hermosa olla de oro, que resplandecía como las encantadoras mariposas y de repente las luces de alrededor se iban opacando para que el encuentro siga su curso ceremonial, Sixto recogió la olla encantada y en ella había un líquido azul cristalino, entonces él ordeno que cada uno cogieran siete naranjas y que las metieran a la olla y eso hicieron, de pronto salieron miles de mariposas de muchos colores y volaban para todos los lados de la tierra y el universo, hasta en los cielos por cada ruta se veían formar muchos Cuches o Arcoíris luminosos.

Ya la olla de oro se volvió una ollita de barro gris, donde aún quedaba un líquido rosado verdoso, del cual cada uno tomo y tomo, quedaron tendidos junto al árbol de bellas dulces naranjas, y en una dimensión desconocida aparece un gran espíritu, donde danzan miles de sapos de muchos colores, las serpientes también danzaban sorprendentemente por sus cuerpos agobiados, caen miles de estrellas del universo, que se desvaneces en las montañas del Aukawasi, donde los arboles de Chocho ríen sin parar y montones de semillas caen para convertirse en grillos de siete colores. Ya sacudíos por la marea del viento un gran espíritu se aparece en cuerpo vivo de Sixto, le dice a Lembania, “Lembania, hija mía, te saludamos los de arriba y los de abajo, los del Norte y los del Sur, los del Oriente y los del Occidente, y solo en pocas palabras un mensaje a mis hermanos y hermanas de la tierra vengo a comunicar, de los miles de dioses y diosas del universo se han reunido en una gran asamblea del agujero negro Chapulín Colorado, para decidir de la vida de su madre tierra. Con dolor les digo que pocos años le quedan ya. La Sombra del Universo en su lucha por acabarla esta y con el mismo hombre se ha unido entre naciones para terminar sus selvas, sus aguas, sus animales, sehan reunido para crear la estrategia de como exterminar a todoser vivo, para extraer de la tierra su sangre negra y hermosa. No se dan cuenta que hasta su propia extinción está preparada ya, se reúnen lideres ambientalistas y políticos en las grandes cumbres ambientales para celebrar la muerte de su madre tierra y bajo el título de ambientalistas la agonía sea menos dolorosa, siendo el hombre el verdugo de su propia muerte. En estas reuniones desde un sistema capitalista se crean fundaciones o corporaciones del pueblo minoritario para cuidar el medio ambiente, nacen Ministerios del Medio Ambiente para cuidar y aprovechar los recurso naturales y como un gran orangután de las grandes multinacionales,el mico de Aprovecharen la Ley lo metieron ya. Con desesperanza y esperanza, los mayas y los Dacotas tristes se fueron ya. Mientras Sixto hablaba de repente un asombra maligna toco y Sixto se esfumo como alma que persigue el diablo. Domingo se quedó, como testigo para ver un milagro de Lembania quien en mariposa se convirtió y este cuento no terminado, porque Lembania en guardiana de la madre tierra a quedado ya. .

Fin..


Share This Post