Presidente del CICR se compromete a prestar ayuda humanitaria mientras sea necesario

CM&

El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Peter Maurer, terminó hoy una visita de cuatro días a Colombia.

El señor Maurer se reunió con el presidente y el vicepresidente de Colombia, así como con los ministros de Relaciones Exteriores, de Defensa y de Justicia y, entre otros, con el alto comisionado para la Paz. También visitó lugares apartados en la región de Putumayo y comprobó las consecuencias que aún deja la violencia armada entre la población.

“Me causó preocupación ver que, lejos de la opulencia de las ciudades, hay otra Colombia, donde la población está privada de los servicios básicos para satisfacer sus necesidades: agua potable, asistencia de salud y educación”, dijo el señor Maurer. “También carecen de oportunidades económicas. Me conmovieron profundamente las historias de las familias desplazadas que desde hace años sufren a causa de la violencia en esta apartada región del país”.

“Por lo demás, considero que los voluntarios de la seccional local de la Cruz Roja que conocí son hombres y mujeres que trabajan con mucha entrega”, declaró. “Algunos dedican la vida entera para llevar esperanza y alivio a remotas comunidades rurales y demás regiones donde no hay suficientes servicios”.

Tras hablar con las comunidades locales a lo largo del río Piñuña Negro, en Putumayo, el señor Maurer dijo: “me doy cuenta de que la población local a menudo queda aislada entre el Ejército y diferentes grupos armados. Además, los artefactos explosivos improvisados y restos explosivos de guerra suponen un peligro constante para la población civil. Me informaron sobre varios incidentes en los cuales hombres, mujeres y niños resultaron muertos o gravemente heridos. Los parientes que están fuera del pueblo viven atemorizados. Tienen un acceso limitado, o ninguno, a las escuelas, a los centros de salud o a los mercados locales. Su situación es desesperada”.

El señor Maurer encomió la firme relación de trabajo de la cual goza el CICR con el Gobierno colombiano, así como con las demás partes en el conflicto. “Me es muy grato el hecho de que es plenamente posible efectuar una labor humanitaria en este país. Nuestra Institución puede llegar hasta las personas necesitadas y desempeñar su cometido humanitario, neutral e imparcial”.

El CICR seguirá adaptando su acción, a fin de seguir de cerca los nuevos retos y realidades que se afrontan en Colombia. La institución también está dispuesta a prestar apoyo a los esfuerzos locales y a contribuir a mejorar la aplicación de la legislación existente cuya finalidad es proporcionar ayuda, de mejor manera y de forma más inclusiva, a todas las víctimas del conflicto y de la violencia armada.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar