La elección del Director de Corpoamazonìa – “Cuando el río suena, piedras lleva”

Jaime Erazo – Columnista

Las señales ruidosas que se escuchan en el sur de la amazonía colombiana con motivo de la elección del Director General de Corpoamazonia, parece indicar que lo que esta en juego no son los intereses ambientales de la región,sino,más bien,el inmenso poder administrativo,con posibles incidencias políticas,de una institución que cuenta con importantes recursos de inversión y con una gran capacidad de vinculación demano de obra altamente calificada, semicalificada y sin calificar, que directa o indirectamente pueden contribuir a sostener una importante clientela electoral.

¿Cualquier parecido es simple coincidencia?

El proceso de elección de Director General de la Corporación ha generado situaciones muy parecidas a la de los procesos electorales partidistas: amplia difusión y propaganda, entrevistas radiales, conferencias, exposiciones, culto o exaltación de la personalidad, opiniones radiales a favor o en contra de unos u otros, pero también, acusaciones y señalamientos, unas valientes, francas y abiertas, otras reprochables y rastreras hechas desde la tenebrosa oscuridad del anonimato.

¿Realidad, mito o leyenda?

La situación que se esta presenciado pone en entredicho el discurso de que la Corporación es una institución exclusivamente técnica, apolítica, neutral. Si así lo fuera no habría tanto interés o preocupación de la clase política dela región por posicionar o respaldar al aspirante de su predilección. Queda claro que el peso o la capacidad que ella tiene, en época de elecciones, en incidir sobre los platillos de la balanza partidista no es para nada despreciable.

¿Qué más esta en juego?

Por otro lado, parece ser que no solo esta en juego el poder administrativo y político sino también el poder económico que genera. Si esto es así, conviene crear veedurías ciudadanas que garanticen transparencia en el manejo de los recursos públicos.

Posición

Independientemente de consideraciones personales, reconociendo las capacidades y logros de la Corporación bajo la administración del saliente director —y también aspirante—, así como también el derecho que le asiste a poner nuevamente a consideración de la Junta Directiva de la Corporación su hoja de vida, salvo casos excepcionales, comparto el criterio de aquellos que están de acuerdo con el cambio pues, a mi manera de ver y entender, no es sana la perpetuación de una persona en un cargo directivo. De igual manera, comparto el criterio de aquellos que sostienen que la elección de director debe recaer en un putumayense que garantice calidad, capacidad de ejecución e innovación.

Rechazo

Hay que condenar y rechazar declaraciones pueriles de aquellos que, cuando tienen la oportunidad de ser escuchados, acostumbran negar todo lo bueno que se ha hecho, hay que superar esa negativa costumbre y tratar de ser justos en las apreciaciones.Declaraciones como éstasenvilecen el proceso e incrementan la desconfianza ciudadana en la transparencia de la decisión corporativa en la que deben contar los intereses sociales y ambientales del sur de la amazonia colombiana por encima de los intereses partidistas, personales o grupales.

Ojala la historia no se repita

Confiemos que los miembros de la Junta Directiva de Corpoamazoníatomen la mejor decisión y que los intereses partidistas no vuelvan a interferir para que se cometan errores del pasado reciente, entregando a foráneos la dirección de tan importante institución regional.

Jaime Armando Erazo Villota
Mocoa, 23 de Junio de 2012

 

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar