Había una vez …

Triqui triqui halloween, piense el voto y sea feliz.

Se cantaba mientras algunos ciudadanos y ciudadanas de Mocoa, personificando a brujas y lobos, preparaban la pócima del voto a conciencia para que la bebieran las personas que compraban y vendían en el mercado, que caminaban por las calles, que se movilizaban en sus automóviles, motos o bicicletas en busca, tal vez, de una mejor oportunidad de trabajo, de educación, de salud, de vida y tranquilidad.

La pócima llena de pizcas, jarabes y cucharadas de transparencia, honestidad, participación y buenas inversión buscaba abrir el pensamiento crítico al votante durante la jornada electoral del 30 de Octubre.

Share This Post