La radio comercial: ¿un negocio lucrativo en peligro de extinción?

Jaime Erazo <br>Buenos Aíres. Argentina

Al leer las principales páginas web del departamento (www.miputumayo.com.co y www.zoominformativo.com), me llamó la atención el artículo “Desaparecieron noticieros del Putumayo”. Me sorprendió quehayan salido del aire“Maguaré Noticias” y “Surnoticias”, los dos noticieros de mayor audiencia en el Medio y Bajo Putumayo pertenecientes a dos emisoras Maguaré Estéreo de Caracol y Putumayo Estéreo de RCN respectivamente.

Pues bien, estos dos hechos se constituyeron en los motivadores para escribir algunas consideraciones sobre la radio, tomando como base el trabajo que presenté al doctor Guillermo Mastrini, profesor de la materia de Industrias Culturales y de la Comunicación del Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional San Martin de Buenos Aires y que titulé “Primera aproximación al estudio de la radio como industria cultural en el departamento del Putumayo, República de Colombia”.

La radio: una industria cultural

La radio es considerada como una industria cultural porque atiende y promueve,entre los radio escuchas,demandas simbólicas y expectativas culturales, pero además, porque la rentabilidad económica es lo predominante circunscribiéndola al concepto de industrias culturales expresado por Ramón Zallo en definición que procura separar la cultura tradicional de las industrias culturales, según las define la escuela de Frankfurt, concibiéndolas como “un conjunto de ramas industriales productoras y distribuidoras de mercancías con contenido simbólico, concebidas por un trabajo creativo, organizadas por un capital que se valoriza y destinadas, finalmente, a un mercado de consumo”.

La radio comercial: un negocio lucrativo en peligro de extinción

En lo que los oyentes muy poco se han detenido a pensar y analizar es en la radio como empresa, posiblemente por la consideración que se tiene de que es un servicio social. Los únicos que la han considerado y la siguen considerando como tal son los empresarios de la radiocomunicación y quienes derivan sus ingresos de la producción radiofónica.

La radio en el Putumayo hasta hace poco ha sido un medio de comunicación altamente lucrativo cuya existencia está siendo seriamente amenazada por la introducción intensiva y progresiva de la tecnología digital y del internet. Habría que esperar la respuesta de los propietarios o gerentes de las emisoras ante los retos que plantea el desarrollo de la tecnología en las comunicaciones para identificar cual podría ser su verdadera tendencia o futuro.

Lo que prima: la lógica empresarial

Como toda empresa, la principal finalidad de la radio comercial es la utilidad. Claro que es un servicio, pero es un servicio cuyos productos o programas o espacios se venden. En éste sentido, los empresarios de la radiocomunicación están en todo su derecho de vender al mejor postor los espacios con que cuentan para asegurar su rentabilidad. Los empresarios de la radiocomunicación son como el dueño de una panadería que produce pan para vender, teniendo en cuenta que en el proceso o cadena de distribución y consumo deben compartir con otros un porcentaje de las utilidades que se generan, como por ejemplo, con los tenderos a quien el panadero les da un porcentaje o margen de utilidad por intermediar entre épor intermediar entre el l como productor y el consumidor final.

La radio comercial tiene su modelo de negocios o manera como genera sus ingresos y utilidades a través del servicio público de radiodifusión que presta, modeloque se va ajustando o cambiando de acuerdo a las exigencias del mercado. Incluso la radio comunitaria también ha tenido que recurrir a utilizar el modelo de negocios de la radio comercial para cubrir gastos de funcionamiento, operación, mantenimiento, reparación y reposición de sus equipos.

Dónde radica el problema de la suspensión de los noticieros

El problema radica en que, para la toma de las decisiones,no se tuvo en cuenta alos radioescuchasya fidelizados por los periodistas Germán Arenas y Jairo Figueroahacia los noticieros que conducían respectivamente.

Antes de seguir adelante, cabe decir que la implantación del noticiero como formato radial constituye un hecho importante en la historia de la radio en nuestro territorio. Fueron éstos dos periodistas los que terminaron por desarrollar, fortalecer y mantener el estilo comenzado en la radio por los periodistas Hugo Abdón Zambrano y William Vargas con un informativo institucional de la gobernación del departamento del Putumayo.

La decisión tomada se constituye en una falta de consideración y de respeto por la audiencia fidelizada ya que si por razones de tipo económico o incluso de tipo técnico o profesional los propietarios o gerentes optaban por prescindir de los dos periodistas mencionados, los noticieros se deberían haber conservado puesto que ya habían adquirido su propia identidad como programas informativos de amplia sintonía.

En una empresa radial en la que la audiencia cuenta no se toman decisiones de éste tipo y cuando se lo hace se reemplaza a sus conductores por otros de igual o mayor calidad y prestigio. El ejemplo se puede ver en los cambios operados en los noticieros nacionales de Caracol y RCN, por razones que no van al caso se fueron Yamid Amat y Juan Gossaínpero los noticieros continuaron conservando su formato y sobre todo su audiencia que es la que le da a la radio la razón de su existir.

De lo anterior debe en claro: primero, quela radio sin audiencia no tiene razón ser,y segundo, que los propietarios o gerentes de las emisoras están en todo su derecho de tomar decisiones siempre y cuando se tenga a la audiencia en consideración. No se ve bien que en el espacio correspondiente a un noticiero con una audiencia altamente fidelizada, de la noche a la mañana, por la razón que fuere, aparezca otro programa informativo con un formato totalmente diferente.

Consideraciones finales

En el artículo “Desaparecieron los noticieros en Putumayo” se sostiene que Germán Arenas dejó de conducir “Maguaré Noticias” de Caracol por dirigir una radio revista en Putumayo Estéreo de RCN, hecho que fue calificado como una actitud desleal hacia Maguaré Estéreo y que la salida de Jairo Figueroa es netamente económica por dificultades que se le presentaron en recoger su cartera por servicios prestados a algunas instituciones lo que ha impedido cumplir con sus obligaciones con la empresa radial Putumayo Estéreo de RCN.

En relación con el primero cabe decir que como profesional de la comunicación puede ofertar y vender su mano de obra calificada en un mercado libre donde imperan las leyes de la oferta y la demanda. Por otro lado, en las industrias culturales la exclusividad cuesta, por lo tanto, es el factor económico el que determina la permanencia de un comunicador como Germán Arenas en una determinada empresa radial, disquera, televisiva o editorial. Si una emisora requiere tener la exclusividad de un comunicador tiene que asumir costos o considerar ciertos porcentajes de participación que ameriten su permanencia como tal. Por lo tanto, no veo hasta donde se pueda hablar de “lealtad” en el sector radial comercial donde el factor competencia siempre pesa sobre muchas de sus decisiones y resultados.

En cuanto al segundo caso se pueden hacer tres consideraciones: primero, la relacionada con las tarifas o costos que cobra el propietario o gerente de la empresa por un espacio radial que pueden tan elevadas que desborden la capacidad de pago de quien o quienes los compran debido a que las circunstancias del mercado no son lo suficientemente favorables para cubrir todos los compromisos adquiridos; segundo, lo relacionado con la baja remuneración salarial de un periodista o trabajador de la comunicación que en la mayoría de los casos raya en el salario mínimo legal vigente, en razón a la encrucijada económica que se vive en la radio por la incidencia o impacto causado por lo digital, el internet y otras tecnologías alternativas en la audiencia radial; tercero, bueno sería revisar las condiciones de la prestación de servicios radiales y los mecanismos o procedimientos para el pago oportuno de los mismos.

Desde lo gremial, la Asociación de Periodistas de Putumayo deja entrever debilidades que ponen en duda su capacidad para asumir la defensa de los intereses del gremio como interlocutor válido ante los propietarios o gerentes de las emisoras para lograrla suscripción de pactos de mutuo acuerdo que garanticen la estabilidad laboral de sus asociados y que incluso, se constituyan en parámetros para regular la actividad laboral en los demás empresas radiales del departamento. En éste aspecto, habría que revisar cuales son los factores que no le han permitido a la organización gremial ocupar un sitial de liderazgo regional integral a favor de todos los periodistas y comunicadores del departamento.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar