“Proclama de las mujeres de Mocoa”

Jaime Erazo Buenos Aíres. Argentina

Durante el transcurso de la semana que acaba de pasar, a mi correo electrónico fue enviado un documento que por su contenido, significancia e incidencias sobre la vida administrativa, política y social de la capital del departamento merece comentarse. Aclarando que no transcribo la totalidad del documento porque no estoy autorizado para ello pero recurro al derecho que cualquier colombiano tiene, otorgado por la Constitución y por la ley, para opinar y referirme a puntos de la proclama que a mi manera de ver se deben destacar.

La oportunidad política y administrativa que tiene la mujer mocoana

La mujer siempre ha trabajado políticamente a favor de candidatos a la alcaldía municipal pertenecientes al sexo masculino. En éste aspecto, se puede decir que la política se ha caracterizado por  predominantemente machista. Si revisamos la historia de los gobernantes locales, las pocas mujeres que han tenido la oportunidad de ejercer como alcaldesas de Mocoa. Recuerdo a tres de ellas: Yolanda Solarte, Gladys Salazar y Argenys Flórez. Pero hasta la fecha, ninguna mujer ha sido alcaldesa por elección popular.

Para las elecciones del 30 de octubre hay una mujer que aspira a ser la primera alcaldesa por elección popular en la historia del municipio de Mocoa, aspiración que concuerda con la afirmación que hacen las mujeres en su proclama, en el sentido de que esta es “la oportunidad política y administrativa que tiene la mujer mocoana”.

El aporte histórico de la mujer a la construcción de municipio

Innegable verdad. La mujer ha sido, es y será parte importante de procesos de construcción de localidad, municipio, departamento, región y país. La Mocoa de hoy es el fruto del trabajo de hombres y mujeres en el que las mujeres se han caracterizado por ser pilares fundamentales sobre el que se ha soportado la producción y los servicios, así como también, la educación, los valores y sobre todo, la supervivencia familia. La historia de nuestro municipio está en deuda con ellas y quienes vivimos en el estamos en mora de su cabal reconocimiento.

Escasos resultados de los gobiernos precedidos por varones

Las mujeres que escribieron la proclama son muy honestas, francas, sinceras, directas. Dan a conocer su percepción de la realidad municipal, pero además, son capaces de reconocer los esfuerzos realizados por quienes han gobernado el municipio pero aclaran que sus resultados no son halagadores, que han sido insuficientes. Con ésta actitud nos dan ejemplo de madurez política.

Capacidad de la mujer para administrar recursos

Difícil de negar. Para nadie es desconocido el milagro de la multiplicación de los panes que a diario sucede en los hogares. No sabe cómo lo hacen, pero lo cierto es que lo poco en manos de las mujeres alcanza. Además, la innata preocupación por la supervivencia de los miembros de su familia le ha permitido formar valores como el ahorro, la responsabilidad, el trabajo, el sacrificio, la dedicación, la entrega. Cuando de supervivencia se trata, la mujer invierte únicamente en lo esencial, en lo principal, no dilapida los recursos.

Reconocimiento de la importancia de la política en la vida de los pueblos

Si en los últimos tiempos hay algo que está en entredicho es la política porque su equivocado ejercicio la ha degradado hasta volverla ambigua, imprecisa, con propósitos y objetivos muy diferentes a los que desde sus orígenes han inspirado su razón de ser.

Reconocer la importancia de la política en la vida de los pueblos implica que quienes concibieron y escribieron la proclama de la mujer de Mocoa, poseen un alto grado de conocimiento y comprensión teórica posiblemente lograda a través de la academia o largos años de diálogo de saberes. Sabios griegos como Aristóteles y Platón ya habían definido al hombre como un ser eminentemente social y político, que sepa, no se puede concebir al hombre fuera del contexto social o político.

Su llamado a participar demuestra la urgencia que tienen las mujeres de Mocoa de asumir la responsabilidad de determinar en las urnas quién debe gobernar al municipio, en consecuencia con la oportunidad política y administrativa que en la actualidad se le presenta a la mujer y a la sociedad de la capital del departamento.

Tienen sobrada razón cuando sostienen que de la decisión o elección que se haga depende el atraso o el desarrollo del municipio, tienen sobrada razón cuando dicen que el poder en una democracia está en el voto que decide para bien o para mal, tienen razón cuando sostienen que le están apostando al cambio para superar la oprobiosa situación a la que se tiene sometido al municipio y a quienes viven en su territorio.

La ponderación de la mujer candidata

Siendo justos, la candidata a la Alcaldía de Mocoa, que representa a la mujer y como ellas también lo dicen en su proclama, al hombre en general, reúne las condiciones personales, como el conocimiento y la experiencia necesaria para conducir exitosamente al municipio hacia mayores estándares de bienestar y desarrollo.

Lo que se diga en contra, sin temor a equivocarse, es el producto de la envidia que despierta una persona como ella, así como también, de la mediocridad que no hemos logrado superar. A decir verdad, su elección sería un hecho histórico que rompería con el desgastado formato machista que hasta aquí nos ha gobernado con muy pobres resultados.

La arenga final

Admirable, tiene una fuerza que jamás pensé llegaría a gestar la mujer mocoana. Por encerrar una verdad contundente y por su capacidad de trascender en el futuro político administrativo del municipio de Mocoa, me permito transcribir a continuación:

“¡Mujeres de Mocoa! Para no tener que lamentarnos y llorar amargamente sobre la leche derramada, no desaprovechemos la oportunidad que la democracia nos brinda para elegir a una mujer como la primera alcaldesa por elección popular en la historia de nuestro municipio, seguras de romper con el estático y pernicioso esquema que no permite que avancemos hacia el bienestar y desarrollo. Si no lo hacemos, ved las cadenas de pobreza y miseria que por largos años nos esperan pesando sobre nuestra conciencia.”

Jaime Armando Erazo Villota
Buenos Aires, 6 de agosto de 2011

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar