El secuestro, el arma ideal contra el turismo en el Putumayo

Ximena Ortega –

Putumayo es un departamento altamente favorecido por sus grandes riquezas naturales y culturales que lo pueden destacar entre los mejores destinos turísticos de Colombia, desde el alto hasta el bajo Putumayo es incalculable el potencial que lo hace ideal para el ecoturismo y etnoturismo, pudiendo beneficiarse el gremio hotelero, gastronómico, de espaciamiento, de transportes y otros sectores que le aportan en menor proporción al turista, es por ello que el turismo es la actividad económica que operándola adecuadamente puede llegar a presentar un crecimiento económico similar al del narcotráfico pero que a diferencia de este, el turismo es una actividad legal que puede dejar grandes aportes positivos a una región entre estos el arraigo cultural de la misma.

Existen diversos factores por los cuales no se le ha apostado al turismo en Putumayo viéndolo desde una óptica externa, entre ellas esta el desconocimiento del potencial turístico, la falta de pavimentación total de las principales vías y la inseguridad en el departamento; esta ultima es quizá la razón mas imperante que deja a este destino relegado a un pensamiento de una especie de guerra interna en un departamento de gran riqueza natural, que los últimos años este problema presentó una disminución considerable debido al gobierno del presidente Álvaro Uribe mejorando las posibilidades de circulación por las vías de el bajo Putumayo donde se presentaba el mayor problema de inseguridad.

Desafortunadamente en los últimos meses parece que el sueño de muchos de ver al Putumayo convertido en un potencial turístico se nos esta yendo de nuestras manos pues el flagelo del secuestro parece ser un monstruo que se esta nutriendo de diversos factores donde la plata fácil fue su mejor alimento, el narcotráfico y por ultimo las pirámides provocaron el hambre feroz donde los pobladores de nuestro departamento son sus victimas mas cercanas.

El Putumayo presenta incremento de secuestros y este quizá no es el problema mas complicado para los organismos pertinentes que se encargan de las investigaciones, el inconveniente mas complejo es la falta de colaboración por parte de la comunidad que a largo plazo se convierte en un bumerán que se va y vuelve hacia sociedad pues el silencio de sus habitantes hace que los autores del secuestro puedan llevar a cabo sus planes sin inconveniente alguno con la confianza de no ser delatados por aquellos que tienen conocimiento de sus macabros propósitos que los lleva a convertirse en cómplices indirectos de este crimen y posibles futuras victimas.

La solución a esta problemática esta en la colaboración de la comunidad y mucho más tratándose de un departamento como el nuestro que por su tamaño el flujo de información entre los habitantes es más efectivo, este crimen es carcelable y sancionado drásticamente, pero es necesario contribuir con la información que adelantan los organismos como El GAULA de ejercito y policía que trabajan mitigando este violación a la libertad y a la vida y que en algunos casos trae consigo recompensas económicas si debido a la información suministrada por los habitantes se produce la liberación de un secuestrado. En este orden de ideas y para cerrar me gustaría dejar una reflexión final invitando a la comunidad a unirse y denunciar este crimen que esta dejando perder paraíso en el que hemos vivido por muchos años con gran orgullo y hoy se nos esta convirtiendo en un paisaje oscuro y tenebroso que mañana solo nosotros seremos los únicos dispuestos a visitarlo.


Share This Post