En dos meses inician trabajos de la variante en Putumayo

Diariodelsur.com.co –

En cinco años deberá estar terminada la construcción que tendrá una extensión de 46 kilómetros.

Después de más de treinta años de lucha, sacrificio de vidas humanas y miles de millones de fortunas perdidas, los habitantes de Nariño y Putumayo recibieron la noticia que el Gobierno nacional empezará las obras de construcción en cuestión de dos meses, de la variante San Francisco-Mocoa, con una inversión de 470 mil millones de pesos.

El anuncio fue hecho por el gerente de grandes proyectos del Instituto Nacional de Invías, Germ án Grajales, en entrevista con DIARIO DEL SUR, tras el encuentro que fue propiciado por el Comité Intergremial de Nariño con representantes gremiales y del sector transporte.

Esta obra forma parte del megaproyecto vial Tumaco- Belem Do Pará, que será un corredor intermodal que combinará el transporte terrestre y fluvial para comunicar a los océanos Pacífico y Atlántico y convertir la transversal en una vía internacional y de gran dinámica comercial, toda vez que Brasil, Perú, Ecuador y Perú podrán movilizar de un lado a otro miles de toneladas diarias de mercancía.

En total serán invertidos 870 mil millones de pesos, de los que 400 mil se destinarán a trabajos de rehabilitación y mantenimiento. Ello implica que, de paso, Nariño verá solucionados los problemas de deterioro vial en los trayectos Túquerres-Pedregal y Pasto-El Encano. Adicionalmente se atenderá el trayecto Pablo VI-Puente Amarillo en el Putumayo.

Germán Grajales explicó que para retomar los trabajos en estos dos frentes viales, fue necesario cumplir primero una larga gestión que permitiera resolver el entuerto jurídico dejado por las firmas que abandonaron sus responsabilidades al no cumplir a cabalidad con los contratos que firmaron con el Gobierno.

No descartó, incluso, que en el futuro el accionar del Gobierno sea sometido a investigación por parte de las entidades de control, que querrán conocer el ajuste del proceso aplicado al marco de la Constitución.

Si se cumplen los cálculos del Gobierno, en cinco años deberá estar terminada la construcción de la variante San Francisco-Mocoa, que tendrá una extensión de 46 kilómetros, 23 de los cuales atraviesan una amplia reserva forestal, que implicar á la realización de un consenso con los indígenas asentados en ella, los cuales han venido promoviendo la oposición a la obra, en prevenci ón a eventuales daños al ecosistema.

De acuerdo con el gerente de grandes proyectos del Invías, será obligatoria tambi én la realización de un minucioso inventario de la flora y fauna que allí se encuentra, para establecer los alcances de las compensaciones ambientales y sociales que deban hacerse.

Grajales subrayó que el actual gobierno no repetirá con esta obra los errores cometidos en el pasado cuando se firmaron contratos sin previos estudios de diseño, compra de predios y sin haber obtenido la licencia ambiental, aspectos que eran incluidos como parte de las obligaciones contractuales de los contratistas, lo que se ha prestado para varios inconvenientes e irregularidades.

Share This Post