Un gesto humanitario digno de imitar

Por: Claudio Gomajoa B.

Una de las costumbres que se ha perdido en la celebración de la semana santa es el viernes santo es pedir el “pan de ayuno” por lo general lo hacen las personas de escasos recursos y con el gesto de caridad y humanitario lo hacían las personas que lo tienen una mejor solvencia económica.

En Siberia aun existe este detalle humanitario, de buena voluntad y con la fe viva que Dios le recompensara el doble por este ejemplo digno de imitar.

Es el caso de la finca “La Jardinera” de propiedad del señor Moisés Burbano quien todos los viernes santos de todos los años regala 2 litros de leche por familia o a los habitantes que la solicite, porque a pesar que es una zona petrolera todos no han podido trabajar con las empresas contratistas de Ecopetrol, aquí también hay pobreza y hay hambre, hace falta un centro de salud, una buena educación, un buen acueducto con agua potable, arreglo de carreteras, que haya señal de celular, que lleguen planes de vivienda y así por estilo una gran cantidad de necesidades básicas insatisfechas a una población que fue golpeada por la violencia, la fumigación, el engaño y robo de las pirámides que dejaron a muchos putumayenses en la completa ruina.

Se espera que esta semana mayor sirva de recogimiento y de reflexión a que todos unidos reclamen lo que les pertenece y más que todo saber elegir a nuestros mandatarios, que no se acuerden de Siberia únicamente en tiempos electorales, con regalitos para comprar conciencias.

Aquí hay hambre, hace falta, fuentes de trabajo, un mecanismo donde el campesino tenga asegurada la compra y comercialización de sus productos, si superamos siquiera un 50% de lo mencionado tendremos una Siberia diferente, aquí no es del discurso más bonito, o el que más regala, aquí se necesita hechos.

Share This Post