Madurez y responsabilidad política

El comportamiento político asumido en los últimos días por miembros del Partido Liberal Colombiano en el Departamento del Putumayo demuestra que se ha logrado alcanzar un mayor madurez y responsabilidad política. Varios casos a destacar:

Primer caso

En la reunión que se realizó el pasado fin de semana en la ciudad de Mocoa, entre dignatarios de la colectividad liberal, aspirantes a ocupar cargos de elección popular e importantes líderes políticos del departamento, permitió reafirmar el principio de la supremacía del interés del partido o colectividad sobre cualquier interés particular.

Según manifestó en entrevista radial el médico José Alberto Meza Benavides, uno de los aspirantes a la gobernación del departamento, en la reunión se acordaron procedimientos expeditos y democráticos para escoger candidato único sin poner en peligro la unidad de la colectividad frente a las elecciones de octubre del presente año. Lo anterior, deja notar, que al interior del partido se comienza a retomar la cultura democrática que le ha caracterizado, fortaleciendo, de ésta manera, su condición de ser la fuerza política con mayor opción de poder político en el Putumayo.

La colectividad celebró la disposición de todos los aspirantes (doctores María Ester Bernal Erazo, Iván Gerardo Guerrero Guevara, José Alberto Meza Benavides y Hernán Burbano Hernández), a participar observando las reglas del juego y aceptando los resultados de la aplicación de los mecanismos establecidos para tal fin.

Segundo caso

La actitud del doctor Jorge Devia Murcia frente a la postulación que se hiciera de su nombre para la alcaldía municipal de Mocoa, capital del departamento del Putumayo. Presentó razones que tienen que ver con el altruismo, dominio propio, prudencia, respeto y la responsabilidad que exige el ser candidato y la posibilidad de ser la primera autoridad político administrativa de un municipio. Demostró generosamente las calidades personales, profesionales, políticas y sociales que posee para conducir a un pueblo.

Tercer caso

La prudencia asumida por el doctor Mario Gaviria Gómez, uno de los aspirantes a la alcaldía municipal de Mocoa, al dar sus declaraciones a los medios de comunicación, medios que muchos utilizan para lanzar, ante una amplia y diferenciada audiencia, expresiones injuriosas e irresponsables. Pese a su posible malestar, mostro entereza, mesura y gallardía excepcional al reconocer las calidades del otro. Con ello demostró que tiene calidades para ser candidato y gobernante.

Porque madurez y responsabilidad política

Porque la madurez política es una cualidad del ser humano cuando que se logra una vez se ha alcanzado cierto grado de desarrollo o de evolución. Le acompañan virtudes como la entereza, prudencia, reflexión, sinceridad, realismo, altruismo, generosidad, constancia, laboriosidad y perseverancia.

A su vez, la responsabilidad es la capacidad que todo sujeto activo de derechos tienen para reconocer y aceptar las consecuencias de sus actos realizados en ejercicio pleno de su libertad.

Los incomprendidos

Por la tendencia generalizada a actuar a partir de las emociones, sin mediar la más mínima reflexión, muy pocos entienden o comprenden a quienes tienen la altísima responsabilidad de conducir a la colectividad. Tal es el caso del doctor Guillermo Rivera Flórez, a quien se le señala y se le endilgan todos los problemas que suceden en la colectividad liberal e incluso en la administración pública departamental, señalamientos en su mayoría pueriles y sustentados más en lo personal que en lo social.

Por un lado, se puede observar el tácito reconocimiento a su jerarquía, pero por otro, parece que la incomprensión es el precio que debe asumir quien ostenta el mayor liderazgo en la colectividad y a quien le corresponde pensar y actuar en función de partido, de colectividad.

Lo que no se ha entendido es que las personas hacen parte del Partido pero no son el Partido; lo que no se ha entendido es la diferencia entre postular e inscribir y que postular no es demeritar; lo que no se ha entendido es que a un parlamentario le asiste el derecho a postular nombres para cargos de elección popular ante la Dirección Nacional del Partido; lo que no se ha entendido es que el también es un miembro más del partido con la diferencia que ostenta una dignidad dentro del Partido; lo que no se ha entendido es que los contradictores políticos aprovechan circunstancias como éstas para sembrar cizaña y dividir al Partido a partir del manejo perverso pero hábil y sutil manejo de los sentimientos o de los intereses personales.

Lo que queda por hacer

A los órganos de dirección y de gestión del Partido:

Dirigir, orientar a la colectividad. Garantizar la aplicación y observancia de los mecanismos o procedimientos establecidos por los estatutos, entre los que están la consulta y la concertación, para escoger los candidatos con mayor opción a ocupar cargos y corporaciones de elección popular (gobernador, alcaldes, diputados, concejales), teniendo siempre presente que por encima de los intereses personales esta el interés de la colectividad y consecuentemente el de la sociedad.

A los aspirantes a ser candidatos a cargos y corporaciones públicas:

Someterse a las reglas del juego establecidas y aceptar, con madurez y responsabilidad, los resultados de los procedimientos empleados para la escogencia de los candidatos, conservar y fortalecer la unidad del Partido de cara a las elecciones del 30 de octubre de 2011. Hacer lo contrario, además de poner en duda sus principios ideológicos, desmiente su condición de militante del Partido Liberal.

A los militantes y simpatizantes:

Si hay consulta, votar por el candidato que mejor convenga a los intereses departamentales y locales. Si es por consenso o acuerdo, aceptarlo y una vez escogido, votar por los candidatos a cargos y corporaciones de elección popular por aquellos que son avalados por el partido, seguros de que su quehacer político administrativo estará regido por los principios y propuestas programáticas de la colectividad con un alto contenido social.

Deber ineludible

Por encima de cualquier interés o discrepancia, mantener y fortalecer la unidad del Partido Liberal Colombiano de cara a las elecciones del 30 de octubre de 2011.

Jaime Armando Erazo Villota
Buenos Aires, 15 de abril de 2011

Share This Post