Los Carnavales Folclóricos de Mocoa no se deben acabar: se deben reorganizar, reinterpretar y mejorar

Los vergonzosos hechos del 28 de diciembre de 2010 y de la madrugada del 7 de enero de 2011, nos obligan a realizar detenido análisis de las circunstancias que rodearon los hechos con el propósito de identificar alternativas que a futuro eviten su repetición. Actos como éstos, no pueden convertirse en hábito o costumbre de un pueblo que se precia de ser civilizado.

La primera pregunta que debemos hacernos podría ser: ¿Cuál es el problema? Varias pueden ser las respuestas, pero me atrevo a afirmar que el problema radica fundamentalmente en la organización y la cultura ciudadana.

Los dos grandes problemas son: 1) Inadecuada organización y, 2) Escaza cultura ciudadana. Antes de continuar con el análisis, es conveniente afirmar que los “Carnavales Folclóricos de Mocoa” son fiestas tradicionales de los mocoanos, que no son de ahora, su realización tiene más de 60 años y han dejado profunda huella en los habitantes de la ciudad capital del departamento ¿Y qué decir de las que se están marcando en las nuevas generaciones? Nuestros carnavales son el resultado de un proceso cultural colectivo que va desde la gestación hasta su nacimiento, desarrollo y permanencia en el tiempo.

Disiento con aquellos que afirman que los carnavales son de Pasto, acepto que existan sustanciales similitudes, pero los carnavales de Mocoa son de Mocoa, hechos por mocoanos, no por pastusos. Es cierto que la tradición fue implantada por colonos nariñenses, como también es cierto que es una tradición del Sur de Colombia y del Norte del Ecuador. En consecuencia con mis afirmaciones, discrepo de aquellos que sostienen que se deben acabar. Más bien, ¿Por qué no aprovechamos el conocimiento y la experiencia acumulada a lo largo de estos años, para reorganizarlos, reinterpretarlos y mejorarlos?

Porque sostengo que el problema radica en la inadecuada organización de los Carnavales Folclóricos de Mocoa. Porque: 1) Su Junta Directiva no es suficientemente representativa: si son las fiestas tradicionales más importantes de Mocoa, en su constitución deben estar representadas las entidades territoriales (departamento y municipio), instituciones públicas y privadas (incluyendo al ejército y a la policía) y la sociedad civil. La Junta es la máxima autoridad y traza las políticas o directrices a seguir en la realización del carnaval. 2) Hay que nombrar un gerente quien responde por el manejo administrativo dado a los carnavales. 3) Se debe diseñar una estructura orgánica apropiada a las características y actividades de los carnavales; planear las diferentes actividades; ejecutar lo planeado; y finalmente controlar y evaluar lo ejecutado.

Cuando sostengo que el otro problema es la escasa cultura ciudadana, me refiero concretamente al conjunto de valores aceptados y conservados tradicionalmente por la sociedad mocoana que fueron infringidos por quienes propiciaron y participaron en los hechos arriba mencionados. Ésta es una señal de alerta que nos dice que algo está fallando en nuestra sociedad ¿Qué tipo de ciudadano estamos formando? ¿Antisociales? Veamos los valores transgredidos: el respeto al otro, a los otros, a las autoridades, a la propiedad pública y privada (agresión física y verbal, destrucción de vehículos, establecimientos públicos y privados); la honradez (hurto, robo, saqueo); responsabilidad individual y social (exceso en el consumo de alcohol, la permisividad de padres de familia y las autoridades civiles y de policía).

Es tiempo de realizar una revisión de lo que hemos hecho y dejado de hacer para que se presenten éste tipo de situaciones pues posiblemente la sociedad toda resulte comprometida.

Jaime Armando Erazo Villota
Buenos Aires, Enero 11 de 2011

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

3 Respuestas a "Los Carnavales Folclóricos de Mocoa no se deben acabar: se deben reorganizar, reinterpretar y mejorar"

  1. cahercal   23 enero, 2011 at 10:39 AM
    No son los hechos de vandalismo lo que nos tienen que poner a reflexionar sobre el aporte cultural y social que hacen estas “fiestas” a la sociedad putumayense, es en esencia la superficialidad y el derroche en que se han convertido. Los carnavales no son más que fiestas RBB (ruido, basura y borrachos), en cuál de los pasajes de estas “fiestas” se re-produce la dinámica y cultura propia que nos identifica a los putumayenses.
    Las alegorías de origen nariñense no reflejan con generosidad lo que hoy somos, muy seguramente será en nuestros emblemas naturales y las raices indígenas en donde encontremos con mayor precisión lo que nos hace hoy putumayenses.
  2. Democracia   23 enero, 2011 at 8:59 AM
    Una buena organización es dada por las autoridades, pero ese alcalde tan lindo que tienen, cada vez que sale en Tv está más gordo y no precisamente por tanto trabajar. Hay que elegir mejor para las próximas elecciones .
    • margoth   24 enero, 2011 at 8:21 AM
      Somos el vivo reflejo se la pesimas Administraciones gubernamentales, un pueblo gobernado por gente que solo piensa en sacar beneficio propio que comportamiento se puede esperar de un pueblo sin autoridad. PUTUMAYENSES DESPERTEMOS POR FAVOR, PENSEMOS EN NUESTRA TIERRA NUESTROS HIJOS Y SU FUTURO, como es posible que una persona como ARLEY BRAVO EX GERENTE DE SELVASALUD ASPIRE A LA GOBERNACION despues del DESANGRAMIENTO ECONOMICO QUE LE HIZO A NUESTRA EMPRESA PUTUMAYENSE Y PEOR AUN QUE HAYA GENTE QUE LO SIGA. POR DIOS. A DEMAS CON TIPOS COMO ESE QUE NO TIENE SANGRE EN LA CARA NI VERGUENZA ALGUNA DESPUES DE QUEBRAR LA EMPRESA PIENSE EN ASPIRAR A LA GOBERNACION QUE PODEMOS ESPERAR PARA NUESTRA REGION, POBREZA, MISERIA, Y DEMAS….Y EL???? MAS RICO Y PASANDOSE POR LA GALLETA A LAS AUTORIDADES COMPRANDO JUECES Y DEMAS CON LA PLATA QUE LE PERTENECE A LA REGION. PUEBLO PUTUMAYENSE NO MAS A LOS MALDITOS LADRONES COMO ARLEY BRAVO.

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar