Chucherías


Don Miguelito Cardona es un paisa buena gente de Santuario (Antioquia), la misma tierra de Manuel Antonio Ceballos, Hernán Rios González y Pedro Sánchez.

Llegó a aventurar al Putumayo hace muchos años y aquí se quedó. Realiza labores  en Puerto Asís todos los días al igual que mucha gente. Madruga a atender su negocito “Chucherías” en la plaza de mercado. Inicialmente no se le pasó por la cabeza que tanto tiempo de su vida iba a transcurrir en este puerto. Hoy cuenta con  83 años y perdió toda comunicación con su familia;  asumió que no tiene familiares en este mundo.

Ya lo decía anteriormente: nada lo diferencia del resto de nuestra gente. Trabajador, honesto, colaborador, solidario… en dos palabras: buena gente.

Hace unos años se enfermó de gravedad y se puso a pensar en serio y en  paisa:

–         Si un día de estos me muero, no tengo ningún familiar en esta vida. Soy solo en este mundo y es muy berraco que tengan que recolectar limosna para que me puedan hacer un entierro decente. No sería digno que yo haya trabajado toda una vida y digan que no tengo dónde caer muerto. No, eso no!!.

Tomó la firme decisión de visitar a Doña Cruz, la señora que más sabe de ataúdes y preparación de difuntos en este pueblo. Negoció con ella y como buen paisa sabe que una cosa es negociar un ataúd con el apremio de los dolientes del difunto encima, y otra muy diferente comprarlo por adelantado: sin afanes, con anticipación y sin fecha definida para su uso, sale a buen precio. Esto empezó a diferenciarlo del resto de nuestros coterráneos.

Doña Rosita, además de ser una de sus mejores clientas, era de sus mejores amigas. A diario lo visitaba y conversaba con este paisa agradable. Solamente que un día cualquiera se dio cuenta –cuando le compró cualquier chuchería- que el estante de donde Don Miguelito sacaba el artículo no era cualquier estante. Era del mismísimo ataúd que le había comprado a Doña Cruz para su propio funeral.

El  paisa le estaba dando una utilidad comercial práctica a su propia caja funeraria, por cierto de buen cedro amazónico, y en ella guardaba gran parte de sus mercaderías que día a día la impregnaban de aroma a incienso, cebo, medicinas naturales y otras hierbas.

Doña Rosita, su amiga, no volvió por un buen tiempo. Una vez pasado el susto  volvió,  y el, de la manera más natural le explicó que eso no era más que una caja de madera de cuatro tablas de cedro y dos tapas. Mientras nadie la habitara sólo era eso: seis tablas.  Doña Rosita, con prevenciones y todo, terminó aceptando no solo las razones de su amigo sino que el tema sirvió para realizar un pacto de amigos.

El trato: si Don Miguelito se moría primero, ella asistiría a su funeral y lo acompañaría toda la noche. De igual manera lo haría el. Y no solamente eso: don Miguelito le regalaría el cajón, el mismo que sirvió de estante y de tema del pacto si era ella la primera llamada a rendir cuentas.

Pasaron aproximadamente ocho meses, la parca tocó a la puerta de doña Rosita y a la de don Miguelito un hijo de la difunta. Fue el encargado de comunicarle la  infausta noticia. Su madre había fallecido y lo invitaba a las exequias. Don Miguel, hombre de palabra, desocupó como pudo la caja funeraria y cumplió con el acuerdo.

Pasado el duelo, con dificultades, trató de negociar  una nueva caja con doña Cruz, la que más conoce de funerales en nuestro pueblo, y quise saber qué había sucedido. Esta semana dí una vuelta por la plaza de mercado en compañía de mi hijo. Alli estaba don Miguelito Cardona en “Chucherías” pero no había cajón por ningún lado: dice el que doña Cruz no le volvió a comer cuento y además le reclamó por el anterior ataúd que se lo sacó muy barato y ahora ella le dijo que mas bien espera con paciencia que él se enferme de gravedad, algún generoso se apiade del cuerpo del difunto y poder así  “venderle bien” a ese mecenas  el cajón que le servirá de vehículo en su último viaje al buen Don Miguel.

Agradezco al Profesor Gabriel Coral por compartirme esta historia. A él se la escuché y eso  permitió escribirla y compartirla con la revista “Lengua y Cultura” de la Universidad Pontificia Bolivariana (Medellín), el Centro Literario “El Butacón” de la Universidad Popular de Pinneberg (Alemania) , y ahora con ustedes.

Guido Revelo Calderón
Puerto Asís, Putumayo

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

5 Respuestas a "Chucherías"

  1. Francisco   11 noviembre, 2010 at 5:20 PM
    Don Miguelito es mas fuerte que el mismo cedro, cuando yo lo conocí tenia un puesto de jugos en el parque, donde eran las toldas o galería primero, despues lo volví a ver con sus jugos al pie de la terrazas, pero don Miguelito fuerte como el cedro, gracias Guido por esa narrativa.
  2. usuario   10 noviembre, 2010 at 2:38 PM
    Interesante e inteligente acto
  3. John Montilla   10 noviembre, 2010 at 2:11 PM
    Excelente narración. Felicitaciones al recopilador y escritor.
    Estas cosas le sirven de impulso a uno para observar con detalle el mundo circundante, retomar el lapiz y el papel y sentarse a escribir la maravillosa vida cotidiana.
    • Ricromo   15 noviembre, 2010 at 6:22 PM
      Excelente crónica Guido, felicitaciones….
      • Ricromo   15 noviembre, 2010 at 6:43 PM
        ANTIOQUEÑOS…..raza vazca que pobló nuestros pueblos, cultura exqui sita y sensata que enriqueció .nuestro medio….. Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.
        Leonardo Da Vinc

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar